Lunes 18/12/2017. Actualizado 11:26h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Y Rajoy se fuma un puro

Mariano Rajoy ya lo sabía de antemano. Sabía que ayer no era el día. Tal como estaba previsto, se quedó a 6 votos de verse ratificado como presidente del Gobierno. Sus 170 apoyos no fueron suficientes para superar la barrera del resto de las fuerzas, que sumaron los otros 180 escaños.

Hay que reseñar que, en esta crucial coyuntura, al candidato se le ve tranquilo. Y habrá que adivinar por qué. Lo estuvo el primer día del debate, con esa intervención sin brillo, plana y aburrida que ya hemos comentado, y lo mismo ayer. Incluso se le notó más cómodo, más aplomado.

Por cierto que Mariano Rajoy acreditó que se trata de uno de los parlamentarios más cualificados del actual Congreso. Se mostró irónico, incisivo, hábil… hasta con trazos de humor, es decir, cultivando el estilo en que mejor se desenvuelve. Dio la sensación, en algunos momentos, de que se divertía, de que lo estaba pasando bien.

Por supuesto, no faltaron respuestas, concreciones y datos. Como los que aportó en la réplica a Aitor Esteban sobre las veces que han votado juntos PP y PNV en esta legislatura. Ni faltaron pulsos, como los que sostuvo con Francesc Homs y con Tardá.

Al mismo tiempo, en general intentó eludir el cuerpo a cuerpo. Sobre todo alguno más delicado, como por ejemplo la acusación a Núñez Feijóo de ser amigo de un narcotraficante, que dejó pasar sin entrar en ello.

A Rajoy, como digo, se le ve tranquilo, incluso sabiendo que mañana, viernes, tampoco se verá investido porque le faltarán las seis dichosas abstenciones que le niega Pedro Sánchez.

¿Es porque en el PSOE se habla ya de un nuevo Comité Federal, a celebrar después de culminado el primer tramo de la investidura? Muy posiblemente.

Se trata de una reunión al más alto nivel en la que, una vez visualizado con absoluta claridad por el partido el “no” a Rajoy, mediante dos votaciones seguidas, no se descarta que el socialismo razonable obligue a Pedro Sánchez a apearse de su famoso “no es no”.

Rajoy cree que será investido presidente del Gobierno. Por eso está tranquilo. Vamos, que se fuma un puro.

Si esta vez no ha sido posible, tiempo hay, y presiones también, para que esas abstenciones lleguen. Porque no cabe en cabeza alguna que volvamos a tener elecciones en España. Y la única forma de impedirlo es, hoy por hoy, la opción que representan PP y Ciudadanos. O sea, Rajoy de nuevo.

editor@elconfidencialdigital.com

En Twitter @JoseApezarena

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Sobre el autor...

José Apezarena

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·