Miércoles 17/01/2018. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Susana Díaz, a la numantina

Se llama "Defensa numantina". Es "la defensa tenaz de una posición hasta el límite, a menudo en condiciones desesperadas". La definición la he tomado prestada de Wikipedia.

La enciclopedia añade que, como resulta bien conocido, la expresión "tiene su origen en la defensa de la ciudad celtíbera de Numancia durante los sucesivos cercos que sufrió entre el 153 a. C. y 133 a. C.". Un asedio de veinte años por parte de los romanos que, por cierto, solo terminó con el suicidio colectivo de los defensores.

Defensa numantina es la actitud que empieza a adoptar Susana Díaz tras la debacle en las primarias del domingo.

La lideresa se ha retirado a los cuarteles de invierno. Ha decidido atrincherarse en su feudo, Andalucía, para montar allí la defensa, en la confianza de poder sobrevivir a lo que se le viene encima tras la derrota.

Susana Díaz es consciente de que, si consigue aguantar un tiempo, podría salvarse, aunque lo va a tener complicado. El "sanchismo" no le va a perdonar, por mucho que ahora se abstengan de lanzar amenazas de exterminio.

Y en su tierra no le faltan enemigos. Son, por ejemplo los sectores socialistas de Jaén vinculados a Gaspar Zarrías, sin olvidar los de Sevilla cercanos a Griñán, y los de Cádiz relacionados con Manuel Chaves.

Si quiere sobrevivir, Susana Díaz va a tener que negociar con todos ellos, como forma de impedir la formación de un frente en su contra, que haría peligrar su actual dominio del partido a nivel regional.

Dentro del partido, no son pocos los que le critican por el grave error de estrategia cometido aplazando tanto la votación para la secretaría general. Un tiempo precioso, que Pedro Sánchez aprovechó para fortalecerse, recorriendo España de punta a cabo hasta conquistar a las bases.

Las dudas, los miedos, los retrasos, le han derrotado. Ahora solo le queda atrincherarse. A la numantina. Y sin perder de vista cómo acabó lo de Numancia.

editor@elconfidencialdigital.com

En Twitter @JoseApezarena

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Sobre el autor...

José Apezarena

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·