Lunes 23/10/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Cómo acabar con el juez Ruz

Cuando, hace cuatro años, en junio de 2010, Pablo Ruz aterrizó en el Juzgado Central de Instrucción número 5 de la Audiencia Nacional, no imaginó que se iba a convertir en uno de los jueces más atareados de la historia.

Fue entonces cuando la comisión permanente del Consejo del Poder Judicial le adjudicó ese juzgado, en sustitución de Baltasar Garzón, suspendido temporalmente tras ser imputado en tres sumarios.

Ruz ocupa una plaza que no es suya. Procede del Juzgado de Primera Instancia número 5 de Collado Villalba, en Madrid, y desde aquel momento de 2010 ha tenido que ir renovando cada seis meses la suplencia en la Audiencia Nacional.

Resulta que un magistrado en funciones, que no es titular de su juzgado, lleva sobre las espaldas los casos judiciales más importantes de España. La relación resulta espectacular. Son los sumarios de Fórum Filatélico, Gürtel, Bárcenas, Sahara, Guantánamo, Messi, Neymar... Y ahora, por si faltaba algo, le ha caído también el caso Pujol.

Cada uno de ellos justificaría, sin duda, el trabajo de un sólo magistrado en dedicación exclusiva. Por eso, se entiende la perplejidad de no pocos ciudadanos, que se preguntan: ¿Es que no hay otro juez en España que Pablo Ruz?

Evidentemente, no se trata de una maniobra intencionada, destinada a acabar con su vida, sino que tiene que ver con el sistema de adjudicación de asuntos que aplica la Audiencia Nacional. Pero eso plantea, de rebote, la cuestión de si no se trata de un procedimiento errático, por no decir irracional, y de si no sería exigible alguna actuación del Consejo General del Poder Judicial para diluir el atasco que sufre el Juzgado número 5.

Un mal endémico de la justicia en España se concreta en la exasperante lentitud con que resuelve los casos. Por eso, acumular en el juez Ruz sumarios tan voluminosos y exigentes, además de complicados, como los enunciados más arriba, no es precisamente la mejor vía para solventarlo.

Además de que es la receta para acabar con la vida del magistrado. Por simple agotamiento.

editor@elconfidencialdigital.com

Twitter: @JoseApezarena

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Sobre el autor...

José Apezarena

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·