Lunes 19/02/2018. Actualizado 14:26h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

¡Que baile la reina Letizia!

La imagen de Soraya Sáenz de Santamaría bailando en El Hormiguero triunfó abrumadoramente el miércoles en las redes sociales.

La Sexta, en el programa Más Vale Tarde, lanzó a los espectadores la pregunta de a quién querrían ver también bailando, como lo había hecho la vicepresidenta. Salieron nombres diversos, incluyendo por supuesto el de Mariano Rajoy, pero también surgió uno algo más original: ¡que baile la reina Letizia!

Admito que la escena de la vice marcándose unos pasos hasta me ha complacido, en la medida que ofrece una imagen desenfadada, divertida, cercana... normal, de la protagonista. Y que una situación parecida beneficiará también a otros personajes políticos (con tal de que ahora no se pongan todos a bailar, claro). Pero tengo más dudas respecto a doña Letizia.

La monarquía, en España y en todo el mundo, afronta un difícil desafío: ser una institución cercana, que se coloca al lado del pueblo; pero, a la vez, no tan próxima que al final no se distingan en nada de la gente común. Y, por ello, los gestos han de ser cuidadosamente medidos para compaginar ambas metas: cercanía y distancia.

Sin duda, la imagen en las televisiones de doña Letizia bailando 'normalizaría' no poco la figura de la reina. Pero quizá la harían excesivamente 'normal', demasiado "una más". Aunque es conocido que ella se mueve bien en conciertos y espectáculos musicales.

También, por cierto, el rey Felipe es un excelente bailarín, sobre todo de claqué. Y algo parecido ocurre con doña Sofía, a quien desde siempre le ha encantado bailar. Pero yo no recuerdo haber visto imágenes de ambos practicando unos pases.

En fin, que, si me preguntaran sobre la oportunidad de mostrar o no a doña Letizia bailando al estilo de Soraya Sáenz de Santamaría, en principio diría que no. Creo que serían más los riesgos potenciales que las posibles ventajas.

Conociendo algo por dónde van los aires en el actual equipo de asesores de La Moncloa, donde la prudencia constituye la consigna máxima, me parece que también opinarán lo mismo. Incluso les horrorizaría, incluso, imaginar que algo así podría suceder. Pero no tengo tan clara cuál será el punto de vista de la propia afectada, de la reina Letizia. A lo mejor, si le preguntaran, diría que sí.

editor@elconfidencialdigital.com

Twitter: @JoseApezarena

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Sobre el autor...

José Apezarena

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·