Miércoles 20/06/2018. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

La broma, por así llamarlo, de los Mossos d'Esquadra

Lo de los Mossos d'Esquadra pasa de castaño oscuro.

No me refiero ahora a su comportamiento durante los incidentes antes y durante el referéndum ilegal, de los que ya se hablado mucho. Y por los que aún no se han exigido responsabilidades concretas.

Me refiero a actuaciones más recientes, que parecerían cosa de broma pero que en realidad constituyen un bochorno.

Por ejemplo, la presunta vigilancia que realizaron a las puertas del Parlament con ocasión del Pleno (teóricamente) de investidura, dirigida al presunto fin de que Puigdemont no se colara en el edificio.

Tal como se comprobó, los agentes autonómicos dejaron pasar sin la menor inspección los coches de los diputados, y solamente pararon a alguna que otra furgoneta aislada y algún taxi. Es decir, que Puigdemont perfectamente pudo haber entrado escondido en el vehículo de alguno de los parlamentarios. No ocurrió así, pero solo porque no lo intentó.

En esa misma línea, los Mossos se mostraron incapaces de controlar las concentraciones convocadas en las inmediaciones del Parlament. El despliegue no logró contener a los concentrados, que lograron romper el cordón policial y llegar a las inmediaciones del edificio.

Los Mossos cerraron el acceso principal, pero algunos de los concentrados rompieron los candados y otros entraban a la carrera por los laterales o encaramándose a las vallas.

Cientos de manifestantes irrumpieron en el Parque de la Ciudadela. Consiguieron agolparse frente a la fachada principal, y los Mossos, desbordados, tuvieron que pedir más efectivos y furgones antidisturbios para blindar el Parlament, que permaneció rodeado toda la tarde. Algunos diputados tuvieron que abandonarlo por seguridad.

Los incidentes terminaron con tres manifestantes heridos y diez Mossos contusionados.

El supuesto control de los Mossos por parte del ministerio del Interior, en aplicación del artículo 155, constituye un evidente fiasco. No puedo creer que sea por incapacidad profesional de los responsables. Así que he de pensar que es por táctica. Por prudencia política mal entendida.

editor@elconfidencialdigital.com

En Twitter @JoseApezarena

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Sobre el autor...

José Apezarena

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·