Domingo 17/12/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

El cuchillo en los dientes de Pedro Sánchez

Pedro Sánchez está dando algunas señales de que se ha propuesto un aterrizaje más o menos tranquilo en el PSOE. Se temió que volviera al cargo con el cuchillo en los dientes, dispuesto a cortar desaforadamente gaznates, y la cosa no es para tanto. Por ahora.

Un caso particular es el mantenimiento del supuestamente ‘traidor’ Antonio Hernando, que va a seguir colaborando con la dirección de Grupo Parlamentario. Aunque el trasfondo de ese ‘perdón’ hay que buscarlo sobre todo en la vieja amistad que tenían, y han matenido, Pedro Sánchez y Hernando.

No pocos de los funcionarios del partido, el personal de la sede de Ferraz, estaban convencidos de que muchas de sus cabezas iban a rodar sobre la marcha, y no está ocurriendo así. Por ahora.

Hasta intentó quitarse de en medio respecto a la moción de censura de Podemos contra Rajoy, proponiendo que se encargara la gestora. Se entiende, por supuesto, porque se trata de un auténtico marrón. Javier Fernández le respondió que ahora le correspondía decidir a él, y no ha tenido más remedio que asumir el desafío. Así que el portavoz del PSOE en la moción va a ser el valenciano Ábalos, su mano derecha en las primarias.

Falta saber cuál será la posición socialista ante la iniciativa de Podemos. Por supuesto, queda absolutamente descartado el sí. Restan la abstención y el no. Dos opciones incómodas, porque abstenerse podría interpretarse como un apoyo al enmendante, a Pablo Iglesias, y votar en contra podría parecer una oculta defensa del censurado, de Mariano Rajoy.

Está siendo, como digo, un aterrizaje tranquilo en las formas externas. Pero, en cuanto al fondo, al poder, parece bastante determinado a tomar el control del partido, y un control absoluto, sin que se le escape nada. Por ejemplo, con su decisión de dejar fuera de la nueva ejecutiva a los barones, muchos de los cuales fueron sus enemigos en la reciente campaña de las primarias.

Pedro Sánchez está igualmente dispuesto a dar la batalla en prácticamente todos los territorios, para hacerse con el mando completo del partido a nivel regional. Ya tiene elegidos candidatos en Aragón (contra Javier Lambán), en Castilla La Mancha (frente a García Page), en Asturias (contra Javier Fernández) y por supuesto en Madrid, donde la actual secretaria, Sara Hernández, a la que él colocó frente a Tomás Gómez, le traicionó por Patxi López.

Se lo está pensando un poco más en Extremadura y también en Andalucía, dada la fortaleza y casi hegemonía de sus respectivos líderes. Ve difícil derrotar a Susana Díaz, pero anda ya buscando el candidato/a alternativo.

Como digo, un aterrizaje tranquilo en las formas, que no es poco, conociendo su personalidad y carácter, y las ansias de venganza que forjó tras la expulsión de la secretaría general.

Blando en las formas (por ahora) pero duro en los contenidos. Sabe que se está jugando mucho en estos primeros cien días.

editor@elconfidencialdigital.com

En Twitter @JoseApezarena

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Sobre el autor...

José Apezarena

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·