Viernes 15/12/2017. Actualizado 13:13h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

¡Nunca debimos haber llegado hasta aquí!

Visto lo ocurrido ayer en Cataluña, hay que decir que referéndum sí ha habido.

Una lamentable chapuza, una consulta llena de irregularidades, sin ninguna garantía, sin censo, sin acreditar la identidad, con urnas que llegaban ya con las papeletas dentro, además de individuos que votaban varias veces, otros que lo hacían sin ser catalanes, incluyendo niños metiendo papeletas…

Pero ha habido consulta. O sea, ha habido colegios abiertos (pocos), urnas, papeletas y gente votando. Y les ha bastado con eso. Es lo que van a vender los independentistas.

Ahora anunciarán un resultado absolutamente inventado (como los supuestos cientos de “heridos” durante los incidentes de ayer), que, en versión de Puigdemont, justificará la declaración de independencia por el Parlament.

Nunca teníamos que haber llegado a este extremo. Para empezar, no tenía que haber habido ni el menor simulacro de votación.

El Estado, con todos los medios a su alcance, no ha sido capaz de impedir el referéndum. Quizá porque evitarlo era en realidad un intento imposible y no se habían dado cuenta de ello. Nos dijeron que no lo habría y lo ha habido.

Ahora, la maquinaria sigue adelante. Es verdad que Puigdemont no ha salido al balcón para proclamar la independencia, pero se trata de un simple retraso. Va a pasar el asunto el Parlament, para que sea la cámara la que lo haga.

El Estado tiene que impedirlo, tiene que evitar esa votación que, por un lado, pasará a la historia como el momento en que Cataluña aprobó separarse, pero que, por otro lado, obligará a la Justicia y detener y procesar a todos los diputados que apoyen el si. ¡Lo que faltaba!

Dicen que la solución va a ser aplicar el artículo 155 y suspender la autonomía. Dicen también que Rajoy no lo ha hecho hasta ahora porque no tiene la menor confianza en que Pedro Sánchez le secunde. No le falta razón. El secretario general socialista no está jugando limpio. Sus declaraciones de ayer, y antes las de Iceta, no tienen un pase.

Nunca debimos haber llegado a esto. Pero menos aún podemos permitirnos ir más allá.

editor@elconfidencialdigital.com

En Twitter @JoseApezarena

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Sobre el autor...

José Apezarena

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·