Miércoles 13/12/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

¡A desconectarse!

Una de las actuaciones más lamentables de Enrique Tierno Galván, siendo alcalde de Madrid, fue, en pleno auge de la ‘movida’, aquel grito a los jóvenes: “¡A colocarse, a colocarse!”.

Vi el domingo, en el dominical de El País, a la psicóloga norteamericana Sherry Turkle, profesora en el mítico MIT (Massachusetts Institute of Technology), lanzar serias advertencias sobre los peligros del ‘enganche’ a las pantallas (teléfonos, ordenadores, tabletas…).

Turkle, que en su día fue una ‘tecnogurú’, encandilada por los ordenadores y los robots, lanza ahora lanza la voz de alerta. Estos son algunos de sus análisis:

- Cada vez esperamos más de la tecnología y menos de los humanos.

- Nos sentimos solos, pero nos asusta la intimidad.

- El uso compulsivo de teléfonos móviles y ordenadores responde a nuestra incapacidad de estar solos. No sabemos estar solos, pero la soledad es importantísima.

- La gente parece esperar más amor de las máquinas que de las personas. Conlleva menos riesgos: amor, amistad, trabajo, que se pueden controlar desde la punta del dedo, sin las complicaciones de una relación cara a cara.

- Hemos criado una generación incapaz de pedir perdón: lo resuelve con un SMS.

- Estamos conectados constantemente. Nos da la sensación de estar en compañía pero sin tener que someternos a las exigencias de la amistad.

- Pese a nuestro miedo a estar solos, alimentamos sobre todo relaciones que podemos controlar: las digitales.

Turkle plantea si tiene sentido estar conectado y disponible las veinticuatro horas del día: “Las mejores mentes de mi generación pasan el 90% de su tiempo de trabajo contestando e-mails”.

Por eso, propone poner límites a la tecnología, como los siguientes:

- Crear espacios ‘libres’, como la cocina o el dormitorio. Y enseñárselo a los hijos.

- Tener horarios para contestar los e-mail.

- Respetar los momentos de intimidad con la gente apagando el teléfono.

En resumen, lo que propone podría resumirse, parodiando el ‘viejo profesor’, en un eslogan: ¡A desconectarse!

editor@elconfidencialdigital.com

En Twitter: @JoseApezarena

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
Etiquetas

Sobre el autor...

José Apezarena

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·