Domingo 17/12/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

El error de Tania Sánchez

Tania Sánchez, la todavía candidata de Izquierda Unida a presidir la Comunidad de Madrid, ha reconocido que "cometió un error" en lo que atañe a la adjudicación de unos contratos del ayuntamiento de Rivas Vaciamadrid a su hermano Héctor cuando ella era concejal.

El error admitido es que debió abstenerse en la votación que ratificó esas adjudicaciones, votación en la que también participó su padre, igualmente concejal. La dirigente de IU ha sostenido siempre que desconocía que su hermano fuera el administrador de la cooperativa Aúpa, receptora de unos contratos municipales que suman 1.318.000 euros en 29 adjudicaciones.

Los intentos de Tania Sánchez de desvincularse todo lo posible de esa cooperativa se han complicado algo más, tras publicarse que ella misma fue alumna de los talleres musicales de Aúpa que dirigía su hermano Héctor. Se apuntó al programa de canto, de enero a junio de 2003, y al de batería, de octubre de 2004 a junio de 2005.

Por dos veces ha tenido que comparecer la candidata, en sendas comisiones de investigación desarrolladas en Rivas Vaciamadrid, a propósito de la cooperativa Aúpa y los contratos con su hermano.

No hay ilegalidad alguna en su actuación, repiten en Izquierda Unida. Ella no tenía "obligación legal de abstenerse" en aquellas votaciones, según el informe de un catedrático de Derecho Constitucional, letrado en su día del TC.

Lo que pasa es que, como la propia Tania admite, no se trata de un debate jurídico, sino político. Porque estamos hablando de un político, de una política, mejor dicho. Y ahí, en ese terreno, se ha producido el "error", admitido por la protagonista. Por cierto que no deja de asombrarme la facilidad con que desde su formación política se le disculpa, cuando se han mostrado duros y exigentes hasta el extremo con otros ajenos. Es, una vez más, la famosa ley del embudo.

Pero añadiría algo más. Junto con el político se plantea también un problema ético. Así lo ha comentado también el nuevo líder de IU, Alberto Garzón, partidario de ratificar la candidatura de Tania Sánchez. Ha admitido en ella "un error de tipo ético", por haber participado en una votación "en la que no debería haber estado".

Error político, error ético... Ante esos errores, ¿debería seguir siendo candidata? Y, más aún, ¿qué garantías ofrece de que, si un día llega a la presidencia de la Comunidad de Madrid, no le pasará lo mismo, que participará en votaciones donde no debería estar?

editor@elconfidencialdigital.com

Twitter: @JoseApezarena

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Sobre el autor...

José Apezarena

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·