Domingo 19/11/2017. Actualizado 11:46h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Un infierno para España

Los atentados de París han provocado que Francia quiera implicarse más a fondo en la lucha contra el Estado Islámico en Siria, lo cual exigiría reducir su presencia militar en otros escenarios, como es el caso de África, y más en concreto de Mali.

Informaciones periodísticas han hablado de la posibilidad de que tropas españolas sustituyan a los franceses en aquel país africano. Sin embargo, una opción semejante significaría para España meterse en un infierno. Y el Gobierno lo sabe.

A ese respecto, resulta de gran interés conocer lo que piensan expertos del Estado Mayor de la Defensa, especialistas en diseño y planificación de operaciones. Su opinión es absolutamente contraria al despliegue en Mali. Se explicaba con detalle en la noticia publicada este jueves por ECD.

Para empezar, no podemos asumir el control de las operaciones militares en Mali porque con eso España se convertiría en objetivo directo de organizaciones terroristas como Boko Haram, Ansar Dine, Al Qaeda en el Magreb Islámico –responsable del reciente ataque a un hotel de Bamako- y el Movimiento para la Unidad y la Yihad en África Occidental.

Pero, sobre todo, desde el punto de vista operativo las dificultades resultan máximas. No disponemos de planes para una misión de ese estilo. Carecemos de drones, indispensables para cubrir los inmensos terrenos desérticos y pasará mucho tiempo hasta que los tengamos. No contamos con inteligencia en la zona, indispensable sobre todo para los equipos de operaciones especiales. Y no hablamos francés, lo que complicaría la colaboración con las fuerzas locales.

En fin, aquello sería un auténtico infierno para nuestras tropas y, encima, con escasas opciones de éxito.

Por si fuera poco, aparece la cuestión económica. Un relevo de los franceses por tropas españolas convertiría la misión en la mayor operación militar de la democracia, y el coste económico tendría tal magnitud que obligaría a buscar cuantiosos fondos extraordinarios.

A lo que hay que añadir el coste político que supondría. Con la tantas veces argumentada eventualidad de una previsible llegada de cadáveres a España, algo que en estos momentos no admitiría de ninguna manera la opinión pública nacional.

Lo dicho, un infierno.

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Sobre el autor...

José Apezarena

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·