Lunes 23/07/2018. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

La izquierda y el miedo a la libertad

Al partido socialista, sumido en un socavón electoral y sin conseguir lucrarse por la caída de los populares, se le ve despistado, ansioso por buscar banderas ideológicas con las que tratar de cubrir sus vergüenzas electorales e iniciar la vía de la recuperación.

Y creen haberlas encontrado en su ofensiva contra la educación diferenciada.more-->

Da la impresión de que en éste, como en otros campos, topamos con una izquierda acomplejada, que elude confrontar sus planteamientos y únicamente busca imponerlos sin más.

¿Por qué tiene tanto miedo el PSOE a la educación separada?

Porque la educación diferenciada no es un dogma, es una opción. Se trata de una elección de carácter técnico, pedagógico, no de una apuesta ideológica vital.

Se puede compartir o no. Pero lo que resulta indiscutible es que constituye uno de los posibles modelos educativos que los padres pueden escoger para sus hijos. Y por tanto aquí no caben vetos, anatemas ni exclusiones.

Es palmario que quienes tienen el derecho básico y elemental de diseñar el tipo de formación que desean para sus hijos son los padres. Los padres. No el Estado, ni el Gobierno, que en todo caso deberán ejercer una función de tutela y nada más. No son quién para decidir cómo y con quien han de ser educados los ciudadanos.

Y, evidentemente, optar por un modelo de educación diferenciada no enajena a los alumnos ni los ‘saca’ de la realidad, o les convierte en enemigos del sexo opuesto.

Entre otras cosas, porque en el resto de su vida, familia, amistades y diversiones, conviven habitual y constantemente con esas otras personas. Sin problemas.

Por citar un caso, el líder socialista, Alfredo Pérez Rubalcaba, estudió en un colegio masculino. Muchos de los viejos y actuales dirigentes del PSOE han recibido también una educación diferencia. Y no parece que por ello estén traumados, ni humana, ni intelectual, ni ideológica, ni políticamente.

Detrás de esas posiciones, y sobre todo de la voluntad de imponerlas caiga quien caiga, trasluce un sospechoso miedo a la libertad. A la libertad de los demás.

[email protected]

Twitter: @JoseApezarena

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
Etiquetas
,

Sobre el autor...

José Apezarena

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·