Lunes 20/11/2017. Actualizado 17:10h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

El miedo que dan esos matones encapuchados

Impresiona ver estos días a algunos ultras de equipos de fútbol realizando declaraciones ante las cámaras de televisión, aunque, eso sí, encapuchados, con el rostro tapado o de espaldas a los focos.

Inquieta bastante ver a los detenidos por la batalla en las inmediaciones del estadio Vicente Calderón, donde murió el hincha del Deportivo, abandonar los calabozos de los juzgados, todos ellos embozados y con la cara cubierta, entre los aplausos de sus compañeros.

Asusta escuchar a portavoces del Frente Atlético, también tapándose la cara, lanzar advertencias y hasta amenazas contra los dirigentes del club rojiblanco, tras la decisión de expulsar a los integrantes de ese grupo.

Son amenazas que conviene tomar en serio, a la vista de las campañas que montaron en su día contra Florentino Pérez por desactivar a los Ultrasur, y del riesgo personal que afrontó Laporta por desmontar a los Boixos Nois (él y sus hijos tuvieron que llevar escolta durante un tiempo).

Hay que reconocer, en fin, que la existencia y hazañas de esos matones encapuchados acoquinan un poco. Y, al mismo tiempo, debe proclamarse que su actividad no puede continuar ni un minuto más.

Pienso que es urgente afrontar en serio el objetivo de erradicar a los radicales y violentos de los estadios y de sus alrededores. Algo, por cierto, que resultará imposible si los propios clubs no se ponen a la tarea. La tibia reacción, hasta el momento, del Deportivo no constituye precisamente un buen augurio.

Por eso me han parecido acertadas las propuestas manejadas por Miguel Cardenal, presidente del CSD (Consejo Superior de Deportes), cuando ayer afirmó que, si hace falta, para acabar con esa plaga habrá que aplicar medidas del estilo de cierre de los campos de fútbol, descenso de categoría del club afectado y cese de presidentes.

Porque resultaría altamente desalentador que los sucesos del domingo queden al final en nada, y que tengamos que volver a escandalizarnos y a hablar de los ultras en el fútbol cuando haya otro muerto sobre la mesa. Como, por desgracia, ha sucedido hasta ahora.

editor@elconfidencialdigital.com

Twitter: @JoseApezarena

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Sobre el autor...

José Apezarena

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·