Domingo 22/07/2018. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

¿Es peligroso informar?

Unos cuantos parajes de alto interés ecológico, parques naturales en algunos casos, se han visto afectados estos días simultáneamente por la marea de incendios forestales.

Además de Garajonay y otros, han sido castigados por el fuego lugares emblemáticos como el Parque de Doñana, Cabañeros…

La coincidencia de contemplar al mismo tiempo varios parques nacionales en llamas ha llevado a pensar que no se trata de coincidencias fortuitas, sino que ha habido personas que, en los distintos lugares, han prendido a la vez esos fuegos en esas zonas precisamente.

Puede haber ocurrido que las imágenes y noticias de incendios hayan incentivado a potenciales pirómanos a poner por obra su oculta maquinación.

La reflexión subsiguiente discurre por la línea de si la información de hechos anómalos, delictivos, promueve precisamente la reiteración de tales conductas por parte de personas desequilibradas, que se ven ‘movidos’ a actuar al ver las noticias en los periódicos o en los telediarios.

Estamos ante un viejo debate. Las informaciones desatan comportamientos de imitación. Por ese motivo, es tradicional práctica periodística obviar, o en todo caso minimizar, las noticias de suicidios: porque constituye lugar común que ‘animan’ a potenciales suicidas a intentarlo ellos también.

Algo parecido ocurre, en mi opinión, con los casos de malos tratos y de violencia doméstica. Pienso que la reiteración en divulgar, incluso a veces magnificar, tales comportamientos provoca, de rebote, que a individuos de por sí agresivos se les ‘ocurra’ perpetrar su propia fechoría.

Es, como digo, un viejo debate. Del que cabe salir sentando el principio de que aquello que es noticioso y relevante debe ser contado, porque las sociedades libres tienen derecho a conocer la realidad de lo que pasa, por duro que pueda ser. Incluso al precio, por supuesto indeseado, de que ello provoque aislados brotes anómalos e irracionales.

En todo caso, las precauciones deben caminar por la línea de apartarse de sensacionalismos, de situar los hechos en su dimensión exacta, sin extra actuar ni exagerar.

[email protected]

Twitter: @JoseApezarena

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Sobre el autor...

José Apezarena

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·