Lunes 23/10/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

La rabia de Pedro Sánchez y la guillotina francesa

¿Qué ha movido a Pedro Sánchez a anunciar de repente que se presenta a las primarias de mayo en el PSOE?

En primer lugar, la rabia. La rabia contra lo que considera una traición de Patxi López, que pretende arrebatarle el espacio ideológico, además de robarle a unos cuantos "sanchistas" que se han pasado ya a su bando.

Pero también el éxito del acto celebrado este fin de semana en Sevilla, donde se ha sentido calurosamente acogido y aplaudido. Cierto es que a Dos Hermanas se desplazaron militantes de otras provincias, incluidos dos autobuses desde Madrid, pero las previsiones de asistencia se vieron desbordadas. Y a Sánchez, además de la rabia, le ha entrado la euforia.

Por si fuera poco, lo ocurrido en Francia le va a fortalecer. Es verdad que el sábado aún no se conocía el resultado de las primarias, pero todo apuntaba que la militancia iba a aupar al izquierdista Hamon frente al oficialista y moderado Valls, como así ha ocurrido.

Ese proceso, la izquierdización de las bases socialistas, no hay que descartar que se repita en España, pero mucho más con un Pedro Sánchez movilizado. Algo que tiene que haber puesto de los nervios a Susana Díaz.

La presencia de Pedro Sánchez en las primarias a quien más va a castigar es a Patxi López, quien seguramente no contaba con que se presentaría. Pero en el PSOE ya se escucha que la militancia no está con Patxi sino con Pedro.

Lo ocurrido en Francia, en el socialismo francés, se parece bastante a la tristemente famosa guillotina: el pueblo llano, o sea, la militancia, ha decapitado al prohombre, al candidato del sistema, exigiendo más revolución. Otra cosa es que el PSF vaya a ganar las elecciones, que eso hoy parece bastante improbable.

El fenómeno, como digo, podría repetirse en España, donde la militancia puede tener también la tentación de pasar por la guillotina a la reina, a Susana Díaz, quien seguramente no va a tener más remedio que presentarse a las primarias porque la siguiente oportunidad de convertirse en presidenta del Gobierno tardará al menos tres años.

Algo semejante a la situación del PSF en Francia puede decirse respecto a las posibilidades de victoria electoral socialista en España. El actual PSOE, y encima con un paso más a la izquierda, que es lo que promueve Pedro Sánchez, parece difícil que pueda ganar. Pero la historia no está escrita. Ya ganó Zapatero en 2004, lo cual parecía imposible. Y volvió a hacerlo en 2008.

editor@elconfidencialdigital.com

En Twitter @JoseApezarena

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Sobre el autor...

José Apezarena

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·