Viernes 20/10/2017. Actualizado 14:06h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

El rey se ha metido en nuestra casa

Fue la tercera vez que Felipe VI se dirigía a los españoles en Nochebuena. La noche del 24 de diciembre, el rey pronunció de nuevo su mensaje de Navidad, esta vez con un trasfondo algo más familiar, menos rígido o solemne que el año pasado, cuando eligió como escenario el Palacio Real.

En esta ocasión, como ya ocurriera con la primera cita, la de 2014, el lugar elegido para esa comparecencia ha sido su casa, La Zarzuela. Su despacho de trabajo, rodeado de sus cosas, sus fotografías, sus libros y recuerdos. Como digo, un poco más normal que el año pasado, que no se sabe por qué eligieron el Palacio Real, ya que estamos hablando de una comparecencia “familiar”, cercana, navideña, y no de acto marcadamente institucional, que suficientes se producen a lo largo del año.

De hecho, el tono del rey, sin dejar de enfatizar en los mensajes de fondo, algunos de ellos subrayados con un cierre de sus grandes manos, como reclamando fuerza y decisión para afrontarlos, el tono, como digo, fue de charla familiar. No solamente porque citó a la reina y a sus hijas al inicio, sino también porque, cuando iba a terminar, dijo eso de que no deseaba ocupar por más tiempo la atención “en una noche que debe ser de celebración familiar”.

La mirada, el tono, alguna expresión ligeramente risueña, contribuyeron a quitar rigidez al mensaje, para hacerlo eso, familiar.

Escuchando una vez más al rey, ya por tercera vez, empieza a dar la sensación de que Felipe VI ha estado siempre ahí, en La Zarzuela, como monarca. El tiempo va pasando y la institución se encuentra muy asentada en su persona.

Nos hemos acostumbrado, en fin, a la realidad de que al frente del país, en la Jefatura del Estado, se halla un personaje llamado Felipe de Borbón, el rey. Que además de cumplir con su trabajo, y de transmitir confianza, seguridad, se ha metido en nuestras retinas, en nuestras casas, no solamente la noche de Navidad, sino en el día a día del país.

Estamos ya en la normalidad. Y eso es bueno.

editor@elconfidencialdigital.com

En Twitter @JoseApezarena

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Sobre el autor...

José Apezarena

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·