Sábado 16/12/2017. Actualizado 13:13h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Por qué los terroristas no saben escapar

Los asesinatos perpetrados en la sede de 'Charlie Hebdo' no fueron una improvisación repentina. Al contrario, estuvieron muy bien preparados, con detalle y con tiempo.

Los dos hermanos Kouachi acudieron a la revista, no en una fecha al azar, sino precisamente el día en que celebraban consejo de redacción, y por tanto se encontraban reunidos, juntos, todos los responsables de la revista: directivos, periodistas, dibujantes...

Los pistoleros entraron en los locales advirtiendo a las empleadas que no tuvieron miedo, porque ellos no mataban mujeres. Y no lo hicieron. Solamente asesinaron a una, que era judía y lo sabían. Es decir, conocían su existencia con antelación, su identidad, la identificaron previamente y le dispararon esa mañana.

Las imágenes del asalto, que se han visionado por todo el mundo, muestran a dos individuos entrenados, precisos a la hora de disparar los kalashnikov, y sobre todo muy tranquilos. Sabían lo que iban a hacer y lo cumplieron.

Lo dicho hasta aquí contrasta con los fallos elementales, de principiantes, cometidos a continuación. Es decir, con la chapuza de una huida que incluyó coches robados de improviso, accidente de circulación, identificación en una gasolinera, y finalmente encierro en una empresa gráfica, en la que, por cierto, no se dieron cuenta de que el propietario permaneció todo el tiempo oculto y suministrando información a la policía.

¿Cómo se compagina una acción asesina preparada casi al milímetro con una fuga desastrosa? Los expertos responden que los dos hermanos no pensaban salir vivos del asalto al semanario. Contaban con que morirían allí mismo, algo que, por cierto, nos les importaba demasiado, y por eso omitieron diseñar la escapada.

Estamos ante uno de los datos que convierten en especialmente peligrosos los planes de los terroristas islámicos: que para llevarlos a cabo no les importa morir, e incluso cuentan con ello, lo dan por supuesto.

Es bien conocido que los terroristas que perpetraron los ataques a las Torres Gemelas acudieron antes, en Estados Unidos, a una academia de vuelo para aprender a llevar los aviones. Los instructores confesaron después que les extrañó que únicamente se interesaran por cómo despegar y cómo pilotarlos, y que no aprendieran a aterrizar. Es que nunca pensaron en sobrevivir ni en huida alguna. Y no lo prepararon.

Por eso los terroristas islámicos no saben cómo escapar.

editor@elconfidencialdigital.com

Twitter: @JoseApezarena

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Sobre el autor...

José Apezarena

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·