Sábado 21/10/2017. Actualizado 14:32h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Belén Esteban, esa bomba de relojería

Esto es lo que le faltaba a Paolo Vasile. Con la publicidad por los suelos, forzado a repensar su programación para aplicar recortes, con un Gobierno que no se le pone al teléfono, exigido como nunca desde Italia... ahora surge la peor amenaza para una televisión.

Uno de los principales personajes de la farándula, creado a golpe de espontaneidad y guión (la dupla no es contradictoria, aunque lo parezca), está fuera de control. Con Belén Esteban, Telecinco teme haber dado vida a un juguete roto.

En la cadena hay alerta máxima. Como se desvela hoy en estas páginas, la última consigna es que nadie cite a la protagonista. En ningún programa. Bajo ningún concepto. Hay orden de apartarla. Se trata de lograr que desaparezca, que se esfume del imaginario colectivo.

Los directivos de Telecinco creían que Belén Esteban estaba curada, que llevaba un año rehabilitada y liberada al fin de sus adicciones. No es así. Por lo tanto, el canal tiene un problema grave.

¿Y si Belén Esteban decidiera ahora llamar la atención con una locura? ¿Y si la cosa se va aún más de las manos? ¿Y si...?

No cabe duda. El daño para Telecinco sería tremendo. Los ciudadanos podrían entender que esta pobre mujer habría sido la última víctima del ‘show business’, del todo vale con tal de incrementar la audiencia.

Para Mediaset sería muy complicado explicar cómo esta chica (que ellos convirtieron en ‘la reina del Pueblo’) ha perecido a manos del espectáculo que alimentaba y sazonaba la cadena.

La hemos visto mercadeando con todo: con su propia hija (llegó a intervenir el Defensor del menor), con su vida sentimental, con la venta de su exclusiva operación de nariz, anunciando en riguroso directo una separación matrimonial que después no llegó a materializarse…

Ahora todo se puede volver en su contra. Telecinco es consciente de que un final no feliz de Belén Esteban podría provocar una marejada de reacciones de proporciones incalculables. Este es el temor.

Hay un grave precedente: el boicot ciudadano al desaparecido programa ‘La Noria’ tras la indignación provocada por una entrevista en Telecinco a la madre de un delincuente y la retirada de hasta 50 marcas que se anunciaban en el programa.

Lo dicho. Lo que le faltaba a Paolo Vasile.

Más en twitter: @javierfumero

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
Etiquetas

Sobre el autor...

Javier Fumero

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·