Lunes 20/11/2017. Actualizado 08:58h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Codazos miserables por aparecer en las listas

Hay nervios en los principales partidos políticos porque estos días se deciden los integrantes de las listas a las elecciones generales. Ocupar un puesto de salida es tener asegurado un buen sueldo durante cuatro años. Y pisar moqueta.

Es un trabajo difícil para los líderes de los dos grandes partidos, PP y PSOE, porque ambos van a perder escaños y hay mucha gente que colocar. Las formaciones que aspiran a entrar en el Congreso de los Diputados también pugnan por conformar un elenco de elegidos que no levante demasiadas ampollas.

Quienes tienen acceso a la ‘cocina’ de este proceso cuentan que es todo un poco mezquino y miserable. No es cuestión de elegir a los mejores sino a los más fieles, afines, leales, próximos…

Por eso, pasa lo que pasa:

-- Aquí nadie dimite, salvo que uno se encuentre en un verdadero callejón sin salida y reciba orden de la superioridad en esa dirección.

-- Apenas abundan las gerencias transversales, integradas por miembros de otras tendencias políticas. Eso se interpreta como síntoma de debilidad. Consecuencia: no gobiernan necesariamente los mejores, sino los más capaces de mi equipo.

-- Todo se interpreta en clave de poder. Por tanto, las ideas, las propias convicciones quedan, muchas veces, sometidas al interés general del partido: eso es lo único realmente importante.

-- Hay reformas urgentes que jamás se acometerán porque son impopulares y bien podrían costarle el escaño a su impulsor. O sea, que el bien común no es lo que prima. O no es, al menos, la principal norma de actuación de nuestra clase política. Y mientras tanto, un pacto global por la Educación sigue en la lista de asuntos pendientes, por ejemplo.

-- No hay ni rastro de instituciones públicas realmente independientes. Desde Televisión Española hasta el Consejo General del Poder Judicial se alinean demasiadas veces con el que manda. Y la culpa es del gobernante, que sitúa al frente de esos órganos a profesionales bien atentos para que escuchen las directrices de Moncloa.

Son sólo algunos casos que confirman aquello que dijo una vez el socialista Ramón Jáuregui: la política española está pequeña.

Más en twitter: @javierfumero

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Sobre el autor...

Javier Fumero

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·