Martes 24/10/2017. Actualizado 12:56h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Dejad en paz el burkini

La prohibición del burkini en las playas de Francia me parece un error de bulto y un atropello.

Se ha tratado de justificar esta decisión utilizando hasta tres argumentos distintos: a) es una vestimenta que viola el principio de laicidad al manifestar, de forma ostensible, una pertenencia religiosa; b) usarlo puede alterar el orden público en un contexto de estado de emergencia y actos terroristas; y c) se trata de una simple cuestión de higiene.

El burka o niqab es un vestido negro, amplio, que cubre hasta la rodilla, con un velo que oculta la cara y sólo deja ver los ojos. Su uso supone un atropello a la mujer, que aparece como prisionera tras una verja y despojada de toda identidad.

Por otro lado, ocultar la cara tras un burka, un casco o un pasamontaña en la vida social –no sobre una motocicleta o realizando alpinismo- colisiona con la seguridad pública. Los anarquistas violentos esconden su rostro para montar algaradas. Quien va a cara descubierta suele buscar la paz. En una oficina bancaria, en los juzgados o en un examen universitario es preciso mostrar el rostro: es de sentido común.

Pero el burkini es otra cosa. Es un bañador que cubre totalmente el cuerpo y el cabello de la mujer. Nada más.

A uno le puede gustar más o menos este modo de vestir pero un burkini lo porta quien lo desea, nadie oculta su rostro y tolerarlo permite que mostremos nuestro sincero respeto a la diversidad.

Ni supone una falta de higiene, ni un atentado a la laicidad –por este camino acabarán prohibiendo las sotanas-, ni mucho menos un riesgo para la seguridad de un país en alerta cuatro antiterrorista. Si así fuera, cualquier vestido amplio –hasta el de una embarazada- lo sería.

Ahora se habla mucho, porque es necesario, de integrar a las minorías, de crear sentimientos de comunidad. Perfecto. Pues no demos argumentos que alimenten la radicalización del islam moderado. No estigmaticemos a los musulmanes sensatos con prohibiciones que suponen, en la práctica, una muestra de intolerancia.

Más en twitter: @javierfumero

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Sobre el autor...

Javier Fumero

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·