Viernes 24/11/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Dejen en paz a Pep Guardiola

No me parece bien el linchamiento al que está siendo sometido el ciudadano Pep Guardiola. “¿Y por qué?”, que diría el inquietante Mourinho. ¿Acaso este hombre no tiene derecho a posicionarse políticamente?

Lo ha hecho a las claras, sin tapujos, abiertamente. El ex entrenador del F. C. Barcelona fue la estrella invitada en el acto independentista organizado este domingo en Cataluña. Se sentó entre Carles Puigdemont y Oriol Junqueras, y leyó un breve discurso. Dijo: “los catalanes somos víctimas de un Estado que puso en marcha una persecución política impropia de una democracia”. Pidió ayuda a la comunidad internacional para defender “el derecho a la libertad de expresión política y el derecho a voto”.

Claro que sí. Guardiola nunca se ha escondido. Es un independentista declarado. Lo ha admitido siempre. La causa separatista la hizo suya hace muchos años. No es un veleta, ni un chaquetero, como otros.

Vale. Jugó 47 partidos en la Selección Española de Fútbol, disputó un Mundial y una Eurocopa. Hasta consiguió un Oro olímpico en los Juegos de Barcelona 92 con España. ¿Y? ¿Qué pasa? ¿Qué hay de malo en ello? Entonces era joven. Todo el mundo ha tenido pecadillos de juventud. ¿No es cierto? No hay nada malo en querer pasar a la historia integrando un combinado de prestigio, que actuaba en plazas internacionales. Por entonces no tenía tan claras sus raíces, no es tan difícil de entender.

Por otro lado, es cierto que acaba de llamar a España “estado autoritario” aunque él jugó dos años en Qatar. ¿Y? ¿Cuál es el problema? Efectivamente hace años calificó de país “abierto” y “occidental” a este estado tiránico del golfo donde no se respetan los derechos humanos. Pero todo tiene su explicación: allí jugó dos temporadas al fútbol y logró ingresar importantes cantidades de dinero. También fue embajador de la candidatura de Qatar para la organización del Mundial. Uno le coge cariño a aquello que defiende, es normal.

¿Es que nadie tiene contradicciones en su vida? ¿Somos todos coherentes las 24 horas del día? Eso no es posible. Nos falta capacidad para comprender a las personas y nos sobra mucha mala leche.

Postdata: Que conste que lo he intentado.

Más en twitter: @javierfumero

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Sobre el autor...

Javier Fumero

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·