Lunes 18/12/2017. Actualizado 01:04h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Empujando al PNV

Me ha parecido bastante relevante el debate de la semana pasada en el Congreso de los Diputados sobre el cupo vasco. Se han cumplido, pienso, los peores presagios del lehendakari Iñigo Urkullu. Ha sido aplicarse el artículo 155 en Cataluña y abrirse la veda, sin medias tintas, contra el dinero que el País Vasco aporta o deja de aportar al Estado.

Ha sido curiosa la salida en tromba de los presidentes autonómicos. Albert Rivera ha cargado contra Rajoy para hacer sangre en una cuestión que no es nueva. Se han utilizado palabras gruesas, se ha hablado de “amaño político” con el PNV y de “magia” en las cuentas de los vascos.

Rivera ha denunciado que el País Vasco, que es la segunda comunidad en renta per cápita, “sea receptora neta y no aporte”. “Está subvencionada en un 30% por el resto de españoles”, ha dicho. Ha establecido comparaciones con la situación de otras comunidades como la valenciana y se ha posicionado frontalmente en contra de “amparar los amaños del Gobierno con los nacionalistas”. “El cuponazo es darle dinero a quien debería aportar”, ha añadido

Tela marinera.

Hay un segundo dato relevante. Aquí hasta el más pintado ha aprovechado la ocasión para empujar a los nacionalistas vascos. Como si hubiera cuentas pendientes que saldar.

Se han levantado en armas Ejecutivos, tanto populares como socialistas –ojo a la coincidencia-, de toda España. Los máximos dirigentes de Asturias, Andalucía, Comunidad Valenciana, Aragón, Galicia y Castilla y León han dejado claro que no están de acuerdo con este trato preferencial.

En tercer lugar, la polémica sobre el llamado “cuponazo” ha hecho aflorar otro grave problema. Pese a que el debate se ha centrado en el sistema vasco, algunos han puesto el dedo en la llaga: las dificultades de financiación que atraviesan las comunidades.

Es decir, que se acaba de abrir un melón que dificulta, y mucho, una posible reforma constitucional para solucionar las tensiones nacionalistas. Aquí todo el mundo quiere más dinero. Ojo con empezar a discutir esta cuestión porque entonces habrá que reescribir muchas cosas.

En definitiva, me llama la atención el bocinazo que ha recibido el PNV… donde más le duele: el bolsillo. Como si de un aviso a navegantes se tratara: se acabó la sopa boba.

Parece que la gestión del tema catalán empieza a dejar réditos a este gobierno y a los que vengan después. Ya nada volverá a ser como antes.

Más en twitter: @javierfumero

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Sobre el autor...

Javier Fumero

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·