Martes 21/11/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Hoy, Vuelva General

Este miércoles nos hemos desayunado una huelga general. Entendí alguna convocatoria anterior, alguna movilización reciente, pero esta llamada de hoy me suena a la misma estrategia de Artur Mas: monto un guirigay para encubrir el bochorno de mi quiebra regional. En en este caso, para esconder la pérdida de pujanza de unos colectivos en crisis.

Porque es así. La desafección de los trabajadores hacia los representantes sindicales es, en estos momentos, casi similar a la que sienten los ciudadanos por los políticos. Un rechazo sin paliativos... ganado a pulso, por cierto.

A mi juicio, lo más flagrante, el gesto de peor digestión, ha sido el buen rollito que desplegaron los señores de la pancarta durante los gobiernos socialistas. Tuvo que venir una crisis monstruosa para que en septiembre de 2011 (dos meses antes de las generales) montaran un simulacro de protesta.

En ese momento, los sindicatos mayoritarios rompieron el cordón umbilical que les unía a la España Profunda, dejaron claro que este país no les interesa, que los derechos de los trabajadores no son su prioridad. Su misión ha consistido en torpedear una política económica de derechas, que la izquierda nunca se equivoca.

Y la cuestión es que, para optar por esas cuestiones, ya están los partidos políticos y las urnas, la jornada electoral de toda la vida. El resto son fuegos artificiales.

Por eso soy de la opinión de que los sindicatos sólo van a subsistir si se alejan de la política, si reorientan sus fines hacia la defensa de los trabajadores y despliegan para ello estrategias transversales, concitando apoyos a derecha e izquierda.

Una cosa más: se acabaron las subvenciones. Los sindicalistas deben vivir de las cuotas de los afiliados. Única y exclusivamente. Así, sólo servirá el mérito. Sobrevivirán los representantes más valorados. El resto, a la calle (como sucede en cualquier negociado, por cierto).

Termino con un guiño a los lectores de ayer, cuando hablamos de golpes de Estado y cambios de regímenes. Alguno ha decidido estos días intentar pescar a río revuelto y se ha desmarcado con este lema: “¿14-N Huelga General? Vuelva General: han acabado con todo”. Ahí es nada.

Aquí debajo, el cartelito.

Más en twitter: @javierfumero

 


    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
Etiquetas

Sobre el autor...

Javier Fumero

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·