Martes 22/05/2018. Actualizado 14:21h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Lecciones de una periodista lesbiana en Fox News

Se llama Sally Kohn. Es periodista y trabaja como presentadora de la cadena conservadora Fox News, en Nueva York. Acaba de contar su historia en una de esas sesiones tan inspiradoras llamadas TEDx. Su propuesta me ha dejado impactado.

En primer lugar sorprende cómo se define: una “presentadora lesbiana progresista” que trabaja en medio de un ambiente hostil, de un infierno… Advierte que su vida no es fácil. En una semana tipo puede recibir unos 200 correos electrónicos llenos de odio, ironías  e insultos lanzados por personas que la querrían destruir, de personas que le faltan al respeto. En un mensaje reciente la llamaron “idiota”, “traidora”, “palo”, “perra” y “hombre feo”.

Sin embargo, Sally Kohn extrae de su vida una enseñanza curiosa: los ciudadanos nos estamos centrando en actuar de forma “políticamente correcta” cuando deberíamos apostar más bien por conductas “emocionalmente correctas”.

Ella invita a cuidar el tono, a respetar los sentimientos ajenos, a matizar y estar atentos a cómo decimos lo que queremos decir, a demostrar respeto y compasión hacia el discrepante...

La periodista explica en el vídeo su llegada a la Fox. Admite sus prejuicios: esperaba encontrar cavernícolas por los pasillos porque los progresistas pueden ser políticamente correctos pero fallan en lo emocional: pecan de moralistas, condescendientes y desprecian a quienes no piensan como ellos.

Yo creo –y creo que ella también- que este es un problema de las dos partes. No sólo de una. Pero le honra aceptar parte de culpa.

Y admite que ha encontrado muchas personas sensatas y respetables en la cadena. Allí no hay ogros y sí profesionales que piensan muy distinto a ella pero que también le han demostrado cercanía y cariño.

Kohn apuesta por un futuro en el que las personas discrepen, tengas propuestas muy distintas sobre un mismo asunto (incluso enfrentadas), pero se respeten: sean capaz de escucharse, de hablar pacíficamente, de exponer sus ideas sin arrojarlas, de intentar ponerse en el lugar del otro, de buscar sobretodo lugares de encuentro… y apostar por construir un espacio común.

Ser “emocionalmente correcto” no es fácil. Sobre todo cuando te ponen a parir, subraya Sally Kohn. Pero en el mundo brillan luces en las que buscar fuerzas y encontrar inspiración. Como aquel televidente que le escribió:

-- “No soy un gran seguidor de sus inclinaciones políticas, ni de su lógica a veces retorcida, pero soy un gran fan de usted, como persona”.

El gran cambio se conseguirá, concluye Sally Kohn, por este camino.

No puedo estar más de acuerdo con esta chica, con su propuesta y con su modo de entender lo que debería ser la convivencia también en nuestro país. Discrepar es legítimo, es conveniente y es saludable. Hacen bien las personas que discuten sobre una cuestión, de manera pacífica y con argumentos.

Entiendo que se debe partir de una premisa: un diálogo racional sólo tiene sentido si alguno busca la verdad. Si no existiera una verdad sobre las cosas, no merecería la pena pensar y la convivencia se basaría exclusivamente en la fuerza para imponer una u otra opción. Y eso es una aberración, como ha demostrado la historia.

Pero los españoles tienen derecho a disentir y a ser respetados, a que no se les acuse de ultras, totalitarios o fundamentalistas cuando defienden legítimamente sus ideas.

El camino que señala Sally Kohn quizá no sea fácil de transitar pero parece conducir a una sociedad mejor. Yo me apunto.

Si quiere ver la sugerente intervención de esta periodista (son seis minutos escasos), aquí puede hacerlo.

Más en twitter: @javierfumero

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Sobre el autor...

Javier Fumero

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·