Jueves 14/12/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Manuela Carmena, en dirección única

Los que no vivan en Madrid quizás no estén enterados. Nuestra alcaldesa, Manuela Carmena, y el Ayuntamiento que dirige ha decidido ordenar la circulación de los viandantes que transitan por zonas concurridas de la capital.

Concretamente, ha dispuesto unas barreras formadas por agentes municipales que bloquean el acceso a la calle del Carmen desde la Puerta del Sol y el acceso a la calle de Preciados desde la plaza de Callao. Esto obliga a los peatones a circular en un solo sentido por ambas vías: hacia arriba o hacia abajo.

Para cambiar de dirección a mitad de trayecto, los viandantes deben cruzar a la vía de al lado por las calles perpendiculares (Tetuán, Galdo y Rompelanzas,) que conectan las dos vías citadas:. En caso contrario, si van en dirección contraria, no podrán salir de la calle cuando lleguen al final: los policías les impedirán salir.

Esto, en mi pueblo, se ha llamado siempre de una forma: “ocurrencia”. Es una soberana majadería. Parece un gesto de cara a la galería, dirigido a llamar la atención y transmitir quizás un profundo mensaje a los ciudadanos: gobernamos pensando en ti bajando hasta los más nimios detalles.

Pero yo no lo entiendo. Esos agentes municipales deberían estar destinados a cosas más importantes. Los verdaderos problemas de los que vivimos en Madrid –salta a la vista de cualquier persona sensata- son otros: la desigual distribución de la riqueza, el paro, el terrorismo, los salarios bajos, el pago de las pensiones futuras, la violencia, la corrupción, el penoso nivel educativo, la falta de ayudas al emprendimiento…

Ver a la alcaldesa empeñada en estas cositas no presagia nada bueno. Para ella, digo. Porque, además, no se trata de un caso aislado. La gestión municipal se está caracterizando por este tipo de guiños absurdos.

¿Saben cuál es la última? El concejal de movilidad sostenible acaba de proponer que las grandes empresas radicadas en Madrid se pongan de acuerdo para escalonar el horario de salida del trabajo de sus empleados: así –dicen- se evitarán los atascos en varios nudos de la capital.

Por más que citen el precedente de Londres es de aurora boreal. La dirección que lleva Carmena y su equipo, como digo, no parece la más acertada.

Más en twitter: @javierfumero

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Sobre el autor...

Javier Fumero

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·