Lunes 18/12/2017. Actualizado 11:26h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Messi, como Lola Flores

Cristóbal Montoro lo tiene claro: aquí no se salva ni el tato. Fue a por los empresarios con cuentas secretas en Suiza, a por los presentadores de televisión, a por los locutores de radio, a por los tertulianos del corazón... Y hace un año, fijó su punto de mira en el mundo del fútbol.

Como ya se contó en estas páginas, el Gobierno lleva año y medio empeñado en poner orden en el caos económico del deporte nacional, al menos en lo que se refiere a sus obligaciones con Hacienda y la Seguridad Social.

Si se tienen también en cuenta los impagos a estas dos instancias, a proveedores, al personal y a las entidades financieras, la deuda de los clubes de fútbol es de unos 5.000 millones de euros de los equipos de futbol de la Liga BBVA (1ª División) y la Liga Adelante (2ª División).

No es razonable –explican en Moncloa- que se exija ahora un duro esfuerzo a las grandes empresas, las pymes y los autónomos -vía impuestos- y se deje a los clubes de fútbol campar a sus anchas.

La determinación es clara. Los equipos deben pasar todos por el aro y someterse a las mismas normas fiscales. Su intención no es darles ninguna facilidad por el incumplimiento de sus obligaciones. Y mucho menos financiar fichajes astronómicos utilizando ese dinero que debería emplearse en saldar la deuda. La cosa va en serio.

Una de las amenazas que ha utilizado Cristóbal Montoro es ‘vetar’ los fichajes multimillonarios. No se van a permitir adquisiciones ‘galácticas’ por parte de los clubes que mantengan deudas pendientes.

Pero unos meses después, Hacienda dio un paso más.

La mayoría de los jugadores extranjeros del Real Madrid y del F.C. Barcelona, que tenían contratos con patrocinadores y facturaban a través de sociedades, casos como los ‘galácticos’ Cristiano Ronaldo, Kaká o Lionel Messi, entre otros, empezaron a ser seguidos de cerca por Hacienda.

Doce meses después, el resultado: la Fiscalía acusa a Messi y a su padre de defraudar cuatro millones de euros.

La Agencia Tributaria sigue los mismos pasos que empleó en su día con la cantante Lola Flores: una actuación con gran eco mediático para disuadir a los defraudadores e incrementar los ingresos.

Más en twitter: @javierfumero

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
Etiquetas

Sobre el autor...

Javier Fumero

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·