Viernes 25/05/2018. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Miedito a las detenciones preventivas de yihadistas

Estalla un potente artefacto al final de un concierto en Manchester, mueren 22 personas y horas después, la policía española irrumpe en una casa y detiene a dos sospechosos de yihadismo.

Cuidado.

Entiendo que esta operación policial llevaba gestándose algún tiempo. Es fruto de una investigación atenta y con base firme. Eso es lo que espero. Porque el riesgo de utilizar atajos para tranquilizar a la opinión pública está ahí. Los políticos pueden ceder a  la tentación de saltarse el estado de derecho para cubrirse las espaldas y evitarnos un susto. Pero el fin sigue sin justificar los medios.

Viene esta reflexión a cuento de una información publicada hace unos meses por este confidencial en la que una fuente policial nos confirmaba un cambio de estrategia en el Ministerio del Interior tras la llegada de Zoido: detener a sospechosos yihadistas en cuanto se acumulen unos cuantos indicios.

Así se trabaja ahora. Desde la llegada del nuevo ministro, prácticamente cada dos o tres semanas se produce alguna operación de la Policía y de la Guardia Civil contra células yihadistas o sospechosos de pertenecer al Estado Islámico. Según explican desde dentro, los cuerpos policiales han recibido instrucciones de actuar ante la más mínima sospecha. Se sigue este criterio desde el pasado mes de noviembre.

Policía y Guardia Civil aseguran que no, que no hay atajos. Ninguna operación para detener yihadistas o cualquier otro sospechoso se lleva a cabo sin previa autorización judicial. Por tanto, en la nueva estrategia de Interior están jugando un papel fundamental los diferentes juzgados competentes y la Fiscalía de la Audiencia Nacional.

Para lograr esas autorizaciones, los servicios de información siguen un nuevo sistema: ir entregando a los jueces sucesivamente, una tras otra, cada nueva prueba contra islamistas radicales a los que se sigue la pista desde hace tiempo. Entonces, ante la mínima evidencia de que pueden haber integrado una pequeña célula, o de estar en posesión de armas para atentar siguiendo las instrucciones del Estado Islámico, la Fiscalía da el visto bueno a las operaciones.

Con este nuevo ‘modus operandi’ se han multiplicado en nuestro país las operaciones contra células yihadistas y radicales vinculados al ISIS. Según datos recientes de la Policía Nacional, la Comisaría General de Información ha realizado, desde 2012, un total de 52 actuaciones contra redes yihadistas, que operaban dentro de España y en el exterior. En ellas fueron detenidas un total de 195 personas.

Las fuentes consultadas explican que, salvo en el caso de 12 arrestados, el resto pasó a disposición judicial e ingresaron en prisión preventiva. Un dato, insisten, que indica la importante carga probatoria aportada a la Autoridad Judicial, especialmente teniendo en cuenta que la mayoría de las operaciones lo son por tipos penales distintos a la materialización de atentados terroristas.

Mejor así. Felicidades a Policía y Guardia Civil por su trabajo pero que nadie pierda los nervios. Hay mucho en juego.

Más en twitter: @javierfumero

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Sobre el autor...

Javier Fumero

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·