Jueves 14/12/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Monta una escandalera: sale gratis (a veces)

Me sorprende la enorme sensibilidad y fiereza con que reaccionan algunos activistas en protesta por campañas publicitarias y genios del arte que llaman la atención con mensajes que pecan de racistas, que incluyen guiños contra la igualdad, ticts machistas o vejan a los animales.

Digo esto a cuenta del anuncio que la compañía de seguros Groupama acaba de retirar de las televisiones, en el que aparecía el portero Pepe Reina en una parodia sobre una tribu africana.

El jefe del clan asegura en el vídeo que él es “el Rey” mientas que el portero es ahora “la Reina”, en relación a su apellido. Después se suceden los gestos de alegría y las bromas sobre la idea de que el jefe se empareje con el portero. Reina mira a la cámara cantando el lema de la campaña: me siento seguro.

La ONG británica Operation Black Vote (Operación Voto Negro) ha disparado prácticamente a todo lo que se mueve: ¿cómo se sentirían los españoles si los ingleses nos estereotiparan como gente estúpida? ¿Por qué hay que mostrar una homosexualidad animalizada? ¿Cómo se tomarán este spot los compañeros negros de Pepe Reina en el Liverpool?

¿Qué les parece?

Hemos visto algaradas y sublevaciones de alto calibre contra unos guiñoles en Francia que se chutaban clembuterol en vena, por meter a Franco en una nevera, por aludir a supuestas infidelidades del Rey y hasta por la promoción del euskera con una parodia sexual.

Sin embargo, tengo para mí que no ha existido la misma sensibilidad cuando las burlas han ido dirigidas a Mahoma, cuando se cocinó un crucifijo en un microondas o cuando Benetton mostró una foto con un apasionado beso sensual entre Benedicto XVI y un imán egipcio.

Si alguien se declara molesto por este tipo de arte o reclamo es tachado de mojigato. Es lo habitual.

¿Tiene un límite la transgresión? ¿Hasta qué punto es legítimo provocar escándalo para lograr un mayor impacto publicitario? ¿Qué es intolerable y qué no lo es a la hora de llamar la atención?

Me pregunto.

Más en twitter: @javierfumero

 

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
Etiquetas
,

Sobre el autor...

Javier Fumero

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·