Lunes 22/01/2018. Actualizado 14:27h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Pablo Iglesias Trump

El líder de Podemos confirmó este jueves en el Congreso que forma parte de esa clase de políticos que para brillar, necesita la bronca, la tensión –como explicaba el otro día aquí mismo-, empujar, amedrentar, incluso faltar a las personas.

Ese dardo infame que lanzó ayer –“han movilizado a 500 policías; pero hay más delincuentes potenciales en esta cámara que ahí fuera"-, faltando a la honorabilidad de los presentes en el hemiciclo, ha sido de aurora boreal.

Cuando los diputados del Congreso montaron entonces, con razón, una buena bronca para responder al insulto, don Pablo cerró su intervención con la guinda del pastel:

-- “Merecer el odio de las oligarquías será la mayor de nuestras honras”.

Se trata de una cita de Pablo Iglesias Posse, que utilizada en el contexto de ayer, parecía un recurso desvergonzado al peor maniqueísmo.

Por más que me propase, si me criticas eres un oligarca abusón. Yo, y sólo yo, soy legítimo representante de los ciudadanos. Los demás son potenciales delincuentes. Hay 350 diputados en el Congreso. 279 han sido elegidos por 31,4 millones de españoles. Los 71 de Podemos, por los restantes 5 millones que votaron. ¿Por qué son más legítimos los de Podemos que el resto? ¿Atendiendo a qué razón?

Ya lo expresó muy bien Rajoy hace un par de meses, en una situación parecida, respondiendo precisamente a Pablo Iglesias desde la tribuna, en la investidura fallida de agosto:

-- “Oiga. Usted es estupendo, es la quintaesencia de todas las virtudes: no se confunde nunca, acierta siempre, es el único decente, el único independiente… El único al que nadie es capaz de presionar mientras el IBEX nos presiona a todos (…) ¿Hay alguien en este Cámara –además de usted y sus correligionarios- que tenga algo bueno? Dicho de otro modo: ¿Es que todos los que no le gustan a usted son malos y todos sus correligionarios son buenos? Y ¿por qué? ¿Este es un dato objetivo? ¿Es incontestable? ¿Somos malos por razones genéticas o lo hemos ido adquiriendo a lo largo de la vida?. ¿Es usted el único demócrata que hay en esta Cámara? ¿Es el único honrado que hay en España?. “A usted le votan obreros, abuelos, comerciantes, autónomos, estudiantes… ¿Y a nosotros quién nos vota? ¿Los ricos? ¿O gente despistada?”. “Nadie tiene el patrimonio de la gente. Ni usted ni nosotros… Quizá nosotros un poquito más”.

Este jueves, Pablo Iglesias se quejó de la brunete mediática, que demoniza a Podemos y sus miembros. Y cargó contra “los discursos cipotudos” (sic). Pero él ha utilizado una vez más la estrategia de Trump: bronca, ofensa, mentira, escandalera, miedo (de las palabras más usadas por el señor Iglesias)...

Un politólogo definió este jueves al aspirante republicano a la Casa Blanca de “amorfo, paternalista, proteccionista y provocador”. Fíjense: se le pueden aplicar a la letra estos calificativos a don Pablo.

De hecho, por esta deriva, a Pablo Iglesias sólo le queda una cosa: un día llegará y nos dirá… que no acepta el resultado de las urnas porque él no ha ganado. Entonces, cambiará la coleta por el flequillo trumpiano… Ya lo verán.

Más en twitter: @javierfumero

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Sobre el autor...

Javier Fumero

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·