Jueves 14/12/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Pablo Iglesias se ha pasado

No soy muy aficionado a los juegos de cartas. Pero tengo entendido que en las partidas del ‘siete y medio’ tan funesto es quedarte corto como pasarte. Me ha venido esta idea a la cabeza analizando la trayectoria de Pablo Iglesias.

A Rajoy se le critica mucho (un servidor el primero: véase el blog de hace unas semanas) la falta de una eficiente política de comunicación por parte del Gobierno. El presidente no explica las cosas. Evita la pedagogía. No acompaña sus decisiones de un relato que facilite a los ciudadanos entender por qué actúa así.

Los españoles necesitan que su presidente no sólo sea un eficiente gestor. También quieren sentirlo cercano, a su lado, copartícipe de éxitos y fracasos. Un líder cabal y razonable, que se explica y conecta con el pueblo.

Sin embargo, paradójicamente, Rajoy tiene enfrente a un político llamado Pablo Iglesias que ha cometido el error contrario: se ha pasado. Se ha pasado en su apuesta por el marketing y la propaganda. Y eso es también un error grave.

Porque si un político, empresario o comunicador sobreactúa (eso es, en resumidas cuentas, actuar para la galería descuidando la coherencia y sensatez de las propias convicciones) se mostrará ante todos como un personaje vacío, voluble y venal. Es terrible.

Nadie pone su confianza en alguien que cuida su pose en exceso. Ni en alguien que, por mandar mensajes a su militancia, a sus potenciales clientes o a sus simpatizantes, se deshumaniza. Eso lo convierte en un monstruo.

Es lo que ha pasado esta semana con Pablo Iglesias y su decisión de no acudir a la capilla ardiente de José Manuel Maza. Ha dicho que se trataba de un “homenaje” al fiscal general fallecido repentinamente en Buenos Aires. Pero lo que queda en evidencia es el sectarismo de Iglesias, incapaz de anteponer los valores cívicos, humanos, sociales, a la política.

Por gestos como este, Podemos se dirige indefectiblemente hacia un sonoro batacazo en las próximas elecciones. Sólo le seguirán los fanáticos. A Dios gracias, en esta sociedad todavía son mayoría las personas juiciosas. Y que sea así por muchos años.

Más en twitter: @javierfumero

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Sobre el autor...

Javier Fumero

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·