Domingo 21/01/2018. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Pido disculpas: no es un golpe de estado

Hoy les quiero pedir disculpas. Me explico.

Este jueves publiqué un post titulado ‘Ya no leo las noticias de política’. Intenté describir el desencanto que mostraba un amigo hace unos días sobre la situación de España y el ruido que han provocado las elecciones del pasado domingo.

Añadí que, efectivamente, hay movimientos de representantes políticos que dejan bastante que desear, sobre todo por su incongruencia. Y puse un par de ejemplos. En el primero hablé de la contradicción de Susana Díaz cuando alega legitimidad para ser investida presidenta pero justifica a la vez –y añadí textualmente- “un golpe de estado en Castilla La Mancha para impedir que Cospedal gobierne”.

A primera hora de la tarde de ayer me di cuenta de que había metido la pata. Al visitar el blog, leí los comentarios de varios lectores que me reprochaban haber utilizado la expresión “golpe de estado” para aludir al pacto que van a cerrar PSOE y Podemos en esa comunidad.

Y tienen toda la razón. Me equivoqué.

Un golpe de estado supone revertir la voluntad de los ciudadanos, normalmente expresada a través de las urnas, para imponer por la fuerza –con violencia- otro orden o régimen de gobierno. Supone, por lo tanto, vulnerar la legalidad vigente y normalmente concluye con la instauración de una dictadura.

Que PSOE y Podemos pacten el desalojo de Cospedal de la presidencia de Castilla La Mancha no tiene nada que ver con esto. Es expresión de la voluntad popular y un legítimo recurso democrático.

Por más vueltas que le doy, veo que lo que escribí no tiene un pase. No está justificado ni como simple juego de palabras (aunque para ello faltara incluir unas comillas simples).

Por eso, hoy les pido disculpas a los comentaristas que manifestaron su desacuerdo expreso bajo el nick de “jose” y “gasparsius”. Pero también me disculpo ante todos ustedes.

Una última cosa. Me parece justo dedicar una entrada a este asunto. Por higiene y responsabilidad. Siempre he pensado que los que nos dedicamos a enjuiciar el quehacer de los demás tenemos una especial obligación de realizar autocrítica, de bajar a la tierra y demostrar que, además de arrear, sabemos encajar cuando nos equivocamos. Hoy me ha tocado a mí.

Más en twitter: @javierfumero

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Sobre el autor...

Javier Fumero

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·