Domingo 27/05/2018. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

A Podemos le conviene que haya tensión

Muchos lo recordarán. Sucedió en febrero de 2008, a un mes de las elecciones generales. José Luis Rodríguez Zapatero acudió al plató de Cuatro para una entrevista en el informativo que entonces dirigía y presentaba Iñaki Gabilondo.

Aquella noche, la cadena distribuyó al resto de televisiones unas imágenes de recurso, informales, en las que el líder del PSOE y el periodista charlaban de forma distendida tras su intervención en antena. No se percataron de que los micrófonos estaban grabando la conversación privada, que se produjo más o menos en los siguientes términos:

Gabilondo: “¿Qué sondeos tenéis?”.

Zapatero: “¡Bieeeen! Nada. Bien...”.

G: “Sin problemas ¿no?

ZP: “...lo que pasa es que yo creo que nos conviene que haya tensión...”.

G: “Os conviene muchísimo...”.

ZP: “… Yo voy a empezar a partir de este fin de semana a dramatizar un poco. Pero nos conviene mucho. Si no la gente... bueno...”.

El suceso me ha venido a la cabeza al escuchar hace una semana la intervención de Pablo Iglesias en ‘Espejo Público’ de Antena 3. ¿Recuerdan?

-- “Cuando estás muy cerca del poder hay un riesgo permanente de parecerte a aquello que quieres combatir. Desde que estamos en las instituciones nos damos cuenta de eso, y necesitamos a alguien [en referencia a Monedero] que nos diga: ‘No se os olvide de donde venís, no se os olvide vuestro estilo irreverente, plebeyo’, porque es lo que nos ha traído hasta aquí”.

Y añadió:

-- “Creo que tenemos que recuperar cierta frescura que teníamos al principio y cierta irreverencia, cierta simpatía, la capacidad de reírnos de nosotros mismos y tomarnos con ironía las críticas, porque últimamente estamos demasiado serios”.

El giro al centro de Podemos en busca de votos ha provocado una gran crisis interna y bastante desafección en las propias filas. La percepción de los simpatizantes es que el movimiento ha perdido frescura, pegada… tensión.

Y como aquí lo que prima (en la casta y fuera) es el marxismo de Groucho Marx –ya saben: “Estos son mis principios, pero si no le gustan tengo otros- Podemos se dispone a recuperar algunas rastas, varios cócteles molotov y una pizca de irreverencia. Leña al mono: les conviene.

Más en twitter: @javierfumero

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Sobre el autor...

Javier Fumero

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·