Lunes 28/05/2018. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

“¿Quiere que Cataluña se convierta en una república independiente?”

El humo de la virulenta confrontación interna que está teniendo lugar en el PSOE no nos ha dejado analizar con calma lo que sucedió en Cataluña la pasada semana. El president Puigdemont superó una cuestión de confianza con los votos de la CUP tras haber convocado públicamente un referéndum independentista para dentro de un año.

Todo esto, con la coalición antisistema jugando al escondite con el gobierno catalán. Porque acaban de dejar claro que este “sí” no es extrapolable a los Presupuestos. Es decir, toda Cataluña se encuentra en un ‘ay’ pendiente de este imprevisible socio de gobierno.

Es tremendo contemplar el grado de sometimiento de la antigua Convergençia a las humillaciones a las que regularmente les somete Anna Gabriel y sus compinches. Cuánto estómago. Cuánta capacidad de aguante. Tremendo.

El problema es que, como ya expresé en estas páginas, esto no puede acabar bien. Como reza el dicho: “quien con niños se acuesta, meado se levanta”. Es lógico tantos dolores de cabeza si conviertes en partido bisagra, clave para la gobernabilidad del Parlament, a una fuerza asamblearia, de ascendencia marxista y pancatalanista, que proponen cosas como las siguientes:

-- La salida del euro, de la Unión Europea y de la OTAN. Alianzas con socios como Venezuela, Cuba, el Sahara, Palestina, el Kurdistán y ‘Euskal Herría’.

-- La desobediencia civil. “La soberanía catalana lo ha dejado muy claro, (…) sólo nos mandamos a nosotros. La independencia era esto: desobediencia a las leyes injustas y contrarias a las clases ciudadanas”.

-- La intervención del consejo de administración de las entidades bancarias que hayan recibido un solo euro de ayuda estatal.

-- La colectivización de la propiedad privada y el impago de la deuda pública.

-- La limitación de las importaciones mediante la imposición de duros aranceles.

-- La nacionalización de sectores estratégicos, como las principales compañías energéticas.

-- La reclamación a los medios de comunicación privados del uso de “la lengua propia de los Països Catalans”.

-- La retirada de la estatua de Colón que se encuentra en La Rambla de Barcelona, un monumento que –denuncian- enaltece el colonialismo y el esclavismo.

Y así todo.

Con esta gente, la nueva convergencia lleva años dándose piquitos para intentar no ser devorados por la bestia. Hasta les han redactado la pregunta que deberán incluir en el referéndum, que es la que encabeza este comentario: “¿Quiere que Cataluña se convierta en una república independiente?”.

En menudo lío se han metido los convergentes. Da hasta un poco de miedo.

Más en twitter: @javierfumero

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Sobre el autor...

Javier Fumero

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·