Lunes 11/12/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Vicente del Bosque y la gestión de la incertidumbre

Tengo para mi que uno de los desafíos que peor estamos llevando los españoles en estos turbulentos tiempos de crisis y dificultades es la gestión de la incertidumbre. ¿Qué nos deparará el futuro? ¿Qué será de mí?

La ansiedad, la angustia, el agobio… es habitual entre quienes nos rodean. Las predicciones no aciertan. Estamos inseguros. Nos anuncian la salida de la crisis pero no hay signos creíbles de que eso esté sucediendo. Y así con todo.

El sofoco crece. Allí donde mires, todo son caras largas, malos augurios, sensación de fracaso. El aire se ha vuelto irrespirable. ¿Saldremos de esta?

Buscamos cobijo intentando desentrañar cuál será nuestro destino, qué nos deparará el mañana. Para ello, adelantamos problemas con el fin de prever soluciones y empaquetarlas en el botiquín de emergencias. En vano. Es un trabajo inútil. Se multiplica la impaciencia.

Pendientes como estamos de evitar que se nos escape el aletear de la mariposa que cambiará nuestras vidas, apenas prestamos atención al presente, a lo cotidiano. Llevamos una vida atolondrada. Se nos escurren los años entre las manos. Más sensación de frustración.

¿Hay algún remedio para todo esto? Yo creo que sí.

Para verlo, basta dar con esas personas –hay casos manifiestos- que destacan por su capacidad para adaptarse. Son flexibles. No se rompen cuando vienen mal dadas porque ceden.

Que nadie se lleve a engaño: no son veletas. Se han fijado un rumbo y tienen las ideas claras, pero no dogmatizan sobre el itinerario que les puede llevar a la meta. Se acomodan a las nuevas circunstancias.

No se empeñan en cumplir todas las etapas que se habían marcado. Renuncian a lo accidental, a lo menos importante, por un bien superior.

No intentan forzar las cosas. Están dispuestos a sacrificar algún postulado intermedio si eso permite la consecución del fin. O al menos, seguir en la dirección adecuada. Son razonables.

Otra lección de la crisis. Otra lección de Vicente del Bosque.

Más en twitter: @javierfumero

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
Etiquetas

Sobre el autor...

Javier Fumero

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·