Viernes 15/12/2017. Actualizado 13:13h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Vuelven los dos rombos

A ver si me explico. Iba a escribir una airada protesta contra el Gobierno por una iniciativa, anunciada por la prensa, de rescatar los dos rombos para identificar contenidos televisivos. Cuál no ha sido mi sorpresa al comprobar que eso no va a pasar: sólo es la venta que ha hecho alguien de una medida bastante razonable.

El Gobierno lleva meses trabajando, a través del Instituto de la Cinematografía y de las Artes Audiovisuales, en homogeneizar los sistemas de calificación por edades de las obras audiovisuales en los diferentes canales de exhibición: cine, televisión e Internet.

Actualmente, esa identificación se rige por criterios y regulaciones diferentes. Es un caos y no hay quien se aclare.

Y el tema es importante. Se trata fundamentalmente de que los padres sepan reconocer, sin necesidad de seguir las tramas de algunas series, los guiones de determinadas películas o las historias incluidas en viñetas, cómics o videojuegos, aquellos contenidos con violencia brutal o contenidos sexuales explícitos que pueden ver sus hijos.

Después, que cada cual elija lo que les deja ver. Con libertad. Faltaría más.

Como digo, me parece muy bien. Hay familias absolutamente desconcertadas con los espacios televisivos, las máquinas con juegos virtuales o las emisiones por Internet. No dan abasto a conocer qué se está emitiendo y el grado de crudeza que incluyen.

Parece sensato facilitar información para que después, cada cual, decida libremente. Nadie se queja de las señales de tráfico, ni de los carteles de “recomendado para mayores de 18 años”. Son sólo una orientación. Una medida de este estilo sólo puede molestar a quien se beneficie de la confusión o quien pretenda imponer un estilo de vida a los demás.

Pues bien. ¿Cómo se ha presentado públicamente la cuestión? Como el regreso del lobo, la vuelta al franquismo, la recuperación casposa de los dos rombos. Es tremendo.

¿Alguien tiene asociado algún buen recuerdo a esas dos figuras geométricas? No lo creo.

Como tampoco creo que sea inocente la presentación que se ha hecho a la opinión pública de este proyecto.

Un último apunte: ¿alguien ha visto a un miembro del Gobierno salir a explicar esta cuestión o responder públicamente a la tramposa alusión a los dos rombos? Yo tampoco. Así nos va.

Más en twitter: @javierfumero

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
Etiquetas

Sobre el autor...

Javier Fumero

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·