Domingo 27/05/2018. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Por qué la corrupción no ha pasado factura al PSOE

Los 47 escaños que el PSOE obtuvo este domingo en las elecciones andaluzas han dejado claro que el electorado andaluz no se siente afectado por los escándalos de corrupción que han salpicado a ámbitos socialistas de la región en general y a la Junta de Andalucía en particular.

Ni el caso Mercasevilla, ni el caso Matsa, ni los ERE’s, ni las falsas ayudas a la formación, ni las imputaciones de Manuel Chávez y José Antonio Griñán han penalizado al partido de Susana Díaz y Pedro Sánchez. Ha sido como quien oye llover.

¿Qué ha pasado? ¿Qué sucede en Andalucía? ¿Por qué la corrupción no le ha pasado factura al Partido Socialista?

Un experto en opinión pública, sociología y demoscopia ha intentado responder a esta pregunta. Y ha dicho tres cosas. A saber:

1. En las elecciones andaluzas ha sucedido algo importante: la candidata del PSOE ha sido Susana Díaz. El electorado la percibió desde un primer momento como una persona sencilla. Sin excesos, ni abusos. Vive donde siempre. Va a misa dominical a la parroquia. Nunca se ha aprovechado de su cargo. No va a en coche oficial.

Esto es clave para los votantes y decisivo a la hora de que la corrupción pase o no factura a un candidato. Si hubiera sido otro político socialista, perteneciente a la “casta” –como se dice ahora-, las cosas hubieran sido distintas.

2. Otro dato importante: más que la corrupción, el votante castiga los abusos de poder, los privilegios. La caída en desgracia de un político es automática si se demuestra que se ha aprovechado del cargo, si se ha hecho rico con la política… Esto es determinante: el voto se esfuma inmediatamente.

Los casos de corrupción en Andalucía son una injusticia insoportable pero no han hecho más rica a Susana Díaz, no se ha podido demostrar que ella se haya aprovechado de su posición. Esto ha preservado su imagen.

3. Un tercer argumento. La corrupción nunca tumba gobiernos si no existe enfrente una alternativa honrada. Nunca en la historia ha caído un ejecutivo por casos de corrupción si el partido de la oposición ha sido percibido igualmente como deshonesto.

Esto ha sido clave en Andalucía, no sólo para el Partido Popular. Podemos ha presentado los primeros síntomas de desgaste respecto a sus eufóricos inicios por esto mismo. Se han conocido las primeras actuaciones dudosas de Iñigo Errejón y Juan Carlos Monedero. Estos casos les han pasado factura.. y han sido de gran ayuda a Susana Díaz.

Más en twitter: @javierfumero

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Sobre el autor...

Javier Fumero

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·