Lunes 18/12/2017. Actualizado 11:26h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

El discreto Oriol Junqueras

De todo el circo que ha montado el independentismo catalán estos últimos días me quedo con un hecho relevante: el comportamiento de Oriol Junqueras. Ni una palabra más alta que otra, reservado, sin estridencias, siempre en un discreto segundo plano.

Junqueras está “dejando hacer” al desaforado Puigdemont, que se marcha a Bruselas para montar un espectáculo surrealista, contradecirse varias veces y dinamitar, en pocas horas, el costoso relato que tanto dinero le ha costado a los catalanes elaborar estos últimos años.

La percepción internacional ha cambiado. En Bélgica se ha descubierto que tras el ingente trabajo desplegado por Diplocat, tejiendo complicidades con periodistas de todo el mundo, sólo había una impostura. Engañaron a medios internacionales con los supuestos ‘heridos’ del 1-O y demostraron el martes el sin sentido de su huida.

Pero como el Tintín de pega está desatado, en su locura provoca incluso graves daños colaterales. Acaba de incendiar Francia, por ejemplo. Como se contó aquí este miércoles, Enmanuel Marcron está que trina con Puigdemont. En dos días ha soliviantado, él solito, a tres fuerzas independentistas que el país vecino lleva años apaciguando: corsos, bretones y occitanos.

Mientras todo esto sucede, insisto, Junqueras sigue a lo suyo. Él no se mueve de Barcelona, no le van los realities shows. No se prodiga ante la prensa. Opta porque hablen los hechos. El que calla tiene menos riesgo de equivocarse. Y de entrar en prisión.

Observa el escenario electoral recién anunciado y toma decisiones. Netas, claras, tajantes. La primera de ellas, marcar distancias con el ‘loco de la colina’. ERC no tiene previsto juntarse con el PDeCAT en una nueva alianza ‘pel sí’. Como mucho, se explora una amplia coalición de los impulsores del independentismo. Todos juntos o nada.

Y es que la antigua convergencia ahora es un lastre. Hace aguas. Resta más que suma.

Más en twitter: @javierfumero

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Sobre el autor...

Javier Fumero

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·