Jueves 18/01/2018. Actualizado 13:54h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Los errores del director de ABC

El CIS difundió este miércoles los resultados del Barómetro de Opinión realizado el pasado mes de febrero. Según ese estudio los profesionales peor valorados por los españoles son los periodistas y los jueces. Este hecho ha provocado algunos comentarios. Entre otros, el de Bieito Rubido.

El director del diario ABC participó la noche del miércoles en ‘La Linterna’ de la Cadena COPE y, preguntado por este particular, aventuró dos posibles causas del deterioro de la imagen de los profesionales de la comunicación.

La primera, la proliferación de los confidenciales. La segunda, la mala praxis de algunos medios a la hora de contrastar sus informaciones.

A mi juicio, Bieito Rubido se equivoca. No en todo (como veremos al final) pero sí en varias cosas.

El primer error es generalizar. De un profesional de la comunicación (y particularmente de un director de un medio de comunicación), se espera rigor, matiz, mesura. Rubido no muestra estas habilidades cuando mete en el mismo saco a la prensa seria y a los insolventes (que de todo hay en la prensa confidencial, faltaría más).

Por otro lado, Bieito Rubido va en contra de un sentir general en la profesión que considera una buena noticia la aparición de los confidenciales.

Ofrecen todos los días noticias propias, originales, contrastadas, relevantes (al menos para una parte de los lectores) y desvelan informaciones que otros no quieren o no se atreven a contar. No se trata de nada nuevo: es el viejo periodismo, el de toda la vida. Pero el desafío no es pequeño.

Los que hacemos este tipo de periodismo somos humanos y nos equivocamos. Pero no mucho más que la media del sector. Todo hay que decirlo. Para extraer esta conclusión me baso en dos hechos incuestionables: el crecimiento, sostenido y constante, de la audiencia de estos medios desde hace años y el eco que provocan algunas de nuestras informaciones.

Por eso creo que otro error de Bieito Rubido es calificar de estúpidos a los millones de lectores que se informan habitualmente a través de medios como éste, como si fueran masoquistas, personas sin criterio o lo suficientemente atolondrados como para empeñarse en perder su tiempo leyendo falsedades. Algo no cuadra.

Internet no tolera las trapisondas, ni los atajos. El que no ofrece información de calidad acaba siendo penalizado: sin lectores, sin relevancia, sin notoriedad y, por tanto, sin ingresos publicitarios. Diga lo que diga el señor Rubido, la realidad demuestra que los confidenciales forman parte ya del universo periodístico de nuestro país.

Pero hay más. El último error de Bieito Rubido es olvidar las propias limitaciones de la llamada prensa tradicional. Quizás la mala percepción del periodismo que tienen los españoles se deba a patinazos cometidos por el diario ABC –medio que él dirige- como cuando vaticinó en portada que Jorge Fernández Díaz iba a ser nombrado presidente del Congreso de los Diputados.

Hablando de la mala praxis de algunos medios a la hora de contrastar las informaciones...

Más en twitter: @javierfumero

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
Etiquetas

Sobre el autor...

Javier Fumero

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·