Jueves 14/12/2017. Actualizado 19:07h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Hay fotos y fotos

La frase –memorable- fue pronunciada por Elena Valenciano, en una interesantísima entrevista realizada por Vera Gutiérrez Calvo para el diario El País hace poco más de una semana.

La periodista lanzó la pregunta:

-- ¿Por qué debe dimitir Ana Mato, que no está imputada, y no debe dimitir José Blanco, que está imputado?

La respuesta de la vicesecretaria general del PSOE fue la siguiente:

-- Hay imputaciones e imputaciones. Y una cosa es ser diputado y otra es estar en el Gobierno. La de Mato es una responsabilidad política.

Tengo para mí que la citada frase perseguirá, durante bastante tiempo, a Elena Valenciano. Porque viene a decir que las cosas no son como son, sino dependiendo del color del cristal con el que se mire.

El razonamiento es tremendo. Es decir que, según me convenga, ¿podré concluir que esto no es un robo sino una apropiación legítima de bienes ajenos? Total, hay hurtos y hurtos. De locos.

Me ha venido ahora la cita a la cabeza a cuenta de las famosas fotografías de Alberto Nuñez Feijóo con el contrabandista Marcial Dorado.

Me deja bastante perplejo la actitud del portavoz parlamentario del Bloque Nacionalista Galego (BNG), Francisco Jorquera, al pedir la inmediata dimisión del presidente de la Xunta por las citadas fotografías de hace 20 años.

Lo digo porque en plena campaña electoral a la Xunta en el año 2009  salieron a la luz otras fotos en las que aparecía el nacionalista Anxo Quintana, entonces vicepresidente del Gobierno regional, en un yate del empresario Jacinto Rey, que acababa de ser beneficiado por el bipartito PSdG-BNG con un importante concurso eólico.

¿Dimitió Anxo Quintana? En absoluto. Su respuesta fue que se trataba de unas fotos inocentes: nadie había podido demostrar irregularidad alguna en aquel proceso. Lo mismo, por cierto, que argumenta ahora Feijóo: cuando fueron tomadas las fotos que supuestamente le comprometen, Dorado no había sido condenado.

Mi opinión: las imágenes de uno y otro son, al menos, políticamente obscenas. Los gestores de la cosa pública deben cuidar de forma exquisita sus compañías. También con quienes veranean. Y rechazar cualquier agasajo que arroje la más mínima duda sobre su honorabilidad. La mujer del César no sólo debe ser honesta sino, además, parecerlo.

No es esta la visión del Bloque. Al BNG le sirve el argumento de Elena Valenciano: hay fotos y fotos.

Más en twitter: @javierfumero

 

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
Etiquetas

Sobre el autor...

Javier Fumero

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·