Domingo 25/02/2018. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

La izquierda española en busca de sentido

El Partido Popular debe estar encantado. Es cierto que Rajoy está preocupado con Ciudadanos, una formación que se ha confirmado como competencia directa por el caladero de votos del centro derecha. Pero es que la izquierda española está peor: no hace más que desintegrarse.

La semana pasada el ex magistrado Baltasar Garzón y la ex militante socialista Beatriz Talegón anunciaron la creación de una nueva formación política bajo el nombre de ‘La izquierda’ para presentarse a los comicios del 20 de diciembre.

A esto hay que sumarle la falta de entendimiento entre Pablo Iglesias y Alberto Garzón, lo que provocará la entrada en liza de dos plataformas consanguíneas: Podemos y Unidad Popular.

O sea, que tenemos a PSOE, Podemos, Unidad Popular, La Izquierda… compitiendo por los mismos votos.

Hace siete años hubo una reunión en el Reino Unido para definir hacia donde debía transitar la izquierda europea y mundial. En aquella mesa se expusieron tres alternativas. A saber:

1. Un modelo basado en la resurrección de viejos mitos, como la romántica confrontación con Estados Unidos, la defensa del antimilitarismo o el recurso al despotismo de corte populista que terminó por imponerse en la izquierda latinoamericana.

2. Un proceso que, a falta de otra singularidad, centrara todos sus esfuerzos en incidir en aquellos derechos sociales dirigidos a transformar la sociedad: un laicismo feroz, aborto libre, educación para la ciudadanía, gays y lesbianas, escuela pública…

3. Y una tercera propuesta, en fin, basada en vagas especulaciones acerca del futuro del mundo: globalización, calentamiento global y cambio climático, comercio mundial equitativo…

Lo que hizo Zapatero es bien conocido por todos. Tomó un poco de cada una de estas fórmulas y construyó un discurso tan pintón como liviano. La crisis económica se llevó todo aquello de un plumazo y dejó en ridículo a la administración socialista por su falta de fuste, materia gris y recursos.

¿Y ahora qué?

Pedro Sánchez lo tiene claro: intenta ganar terreno con marketing político (PDRO SNCHZ, aquella inmensa bandera de España, fichajes mediáticos tipo Zaida Cantera…) y con una propuesta de laicismo montaraz, salpimentado de educación para la ciudadanía. 

Es la izquierda en busca de sentido. Veremos si lo encuentra, pero se les acaba el tiempo.

Más en twitter: @javierfumero

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Sobre el autor...

Javier Fumero

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·