Viernes 22/06/2018. Actualizado 13:26h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Se marcha Rajoy, se marcha Pedro Arriola

En la renuncia de Mariano Rajoy, anunciada por sorpresa en la mañana de este martes, hay varios elementos para el análisis. Es evidente que se va porque quiere. Nadie le echa, porque nadie tenía capacidad de hacerlo. Se trata de una decisión exclusivamente personal.

Además, Rajoy ha dejado claro que va a dar este paso por el bien del partido, por ser lo que más le conviene al Partido Popular. Y tengo para mí que parte importante de este convencimiento se gestó el pasado mes de diciembre, tras las elecciones catalanas. ¿Se acuerdan?

El 21-D desveló un fracaso estrepitoso del Partido Popular en la estrategia electoral. Ni funcionó el candidato, ni los mensajes calaron en la ciudadanía, ni el partido logró un perfil propio y potente en los medios de comunicación, ni Rajoy logró capitalizar el voto constitucionalista.

Xavier García Albiol estuvo semanas insistiendo en que él fue el primero en pedir la aplicación del 155 en Cataluña, antes que Ciudadanos y PSOE. El mensaje no llegó al pueblo. El electorado no independentista compró mejor el discurso de Inés Arrimadas y Miquel Iceta, que fueron más creíbles, convincentes, cercanos.

En su día, desde Moncloa se contó que aquella estrategia electoral para Cataluña fue diseñada por el omnipresente Pedro Arriola. Suya fue la sugerencia explícita, por ejemplo, de implicar más a Mariano Rajoy en la recta final de la campaña. Se buscaba movilizar ‘in extremis’ un voto que se daba por perdido. Suya fue la idea –dicen- de hablar más “del futuro de Cataluña y no tanto del pasado reciente”. Y suya fue la propuesta de insistir en que quien mejor representaba el voto útil era el PP.

Ninguna de aquellas consignas, insisto, caló entre los votantes y algunos volvieron a cargar contra el asesor que, amparado en las sombras de La Moncloa, estaba pero no estaba. Arriola amagó varias veces con su retirada pero terminaba siempre donde mismo: susurrando al oído de Mariano Rajoy.

Pues ahora sí que sí: se acabó la sopaboba. Fin de la cita, también para Pedro Arriola.

Más en twitter: @javierfumero

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Sobre el autor...

Javier Fumero

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·