Lunes 11/12/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Los ministros han dejado solo a Rajoy

He hablado aquí por extenso de la decepcionante política de comunicación de este Gobierno y, en particular, de su líder Mariano Rajoy. Me parece que el presidente se equivoca mucho actuando así: se aleja de los ciudadanos, un poco más cada día que pasa, y de forma irremediable, me temo. Él sabrá lo que hace.

Pero hoy quiero comentar otra cuestión. Quiero hablar del papel que están jugando los ministros de este Gobierno.

De un tiempo a esta parte percibo que están como desaparecidos. Salvo unas pocas excepciones, han optado por escurrir el bulto. Han hecho mutis. No hay noticias de ellos. Parece como si hubieran decidido no exponerse, medir al milímetro sus apariciones.

Por concretar. Veo picando piedra, activos y en primera línea a Soraya Sáenz de Santamaría, a José Manuel García Margallo, a Cristóbal Montoro, a Luis de Guindos y a Ana Pastor.

En un discreto segundo plano, a Jorge Fernández Díaz, a José Ignacio Wert, a Pedro Morenés y a Fátima Báñez.

Y bastante desaparecidos a Alberto Ruiz Gallardón, a José Manuel Soria, a Miguel Arias Cañete y a Ana Mato. No digo que no intervengan alguna vez, ni que no participen en ningún acto público. Ocasionalmente, se les ve y se les oye.

Yo hablo de partirse la cara por el Gobierno.

Es cierto que probablemente Rajoy no les permita muchos entusiasmos. El líder del PP prefiere evitar errores por excesiva exposición y eso lo habrá transmitido al consejo de ministros. “Debéis trabajar como 10 y hablar como 1. No al revés”. O algo por el estilo. Pero de ahí a lo que está sucediendo hay un trecho.

Estamos padeciendo una crisis brutal que ha exigido durísimas medidas aprobadas por este Ejecutivo. Sus miembros han tenido que asumir un desgaste tremendo. Se entiende, por tanto, que busquen cobijo en la sombra.

Después hay alguno que, incluso, se permite intrigar bajo cuerda. Hay constancia de alguna que otra discrepancia discreta, sin luz ni taquígrafos, que sólo se ha conocido por el trabajo de los confidenciales.

Pero dejando a un lado este caso, tengo para mí que la percepción creciente de orfandad que tienen los ciudadanos sobre sus dirigentes tiene mucho que ver también con este mutis ministerial. Deberán tenerlo en cuenta en Moncloa para el futuro.

Más en twitter: @javierfumero

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
Etiquetas

Sobre el autor...

Javier Fumero

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·