Viernes 24/11/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

De esto nadie habla en campaña electoral

Hace unos años oí contar una historia protagonizada por un catedrático de prestigio, especializado en Administración General del Estado.

Hace 20 años acudió a un pequeño pueblo de una región española cuya identidad no quiso desvelar. Se trataba de una visita cultural, de bajo perfil, pero aprovechó el paseo para hablar con la gente de la localidad y ver cómo se habían organizado.

En una de estas, dio con el alcalde. Y le abordó. Le explicó que aquella era una aldea extraordinaria, con pocos habitantes, un alto nivel de vida, sin apenas problemas y donde se vivía estupendamente.

El catedrático le preguntó por el número de empleados del Ayuntamiento, por las personas que sacaban adelante el consistorio y cobraban un sueldo por ello.

El regidor le dijo que allí sólo estaban en nómina tres personas: él como alcalde, un alguacil y un conserje que atendía el teléfono. No hacían falta más. Pero, además, le aclaró que todos recibían un estipendio testimonial: ellos se ganaban la vida con los animales y el campo. Aquello lo hacían para ayudar, no para vivir.

El catedrático contaba hace poco este relato en un curso para funcionarios de Madrid y remataba la aventura explicando su sorpresa cuando, hace unas semanas, volvió a pasar casualmente por aquella pedanía que tan grato recuerdo le había dejado.

Seguía en el mismo sitio, como no podía ser de otra manera. Vivían aproximadamente los mismos habitantes. El paso del tiempo se notaba en que las cosas seguían cuidadas, las casas pintadas, las carreteras asfaltadas, las plazas con buenos suelos… Pero su asombro fue enorme cuando preguntó por el Ayuntamiento. Ahora viven hasta 40 personas exclusivamente del concejo.

De esto, digo, nadie va a hablar en campaña electoral. Y se trata de un grave problema que está asfixiando a este país por encima de sus posibilidades.

Pero ahora, a escasas tres semanas de la cita con las urnas, no da votos sacar a relucir la imperiosa necesidad que tenemos de reducir la Administración. No me parece bien.

Más en twitter: @javierfumero

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Sobre el autor...

Javier Fumero

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·