Domingo 19/11/2017. Actualizado 11:46h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Qué políticos más mediocres tenemos

Hace unos días hablaba con una persona joven, animosa, con cabeza y muy buenas intenciones, a la que le apasiona la política. Me comentaba su frustración y la gran decepción que tenía al constatar el bajo nivel de nuestros servidores públicos.

Me habló de un caso que conocía bien: la reciente constitución de una ejecutiva provincial de un gran partido con presencia en el Congreso de los Diputados, integrada casi al completo –decía- por políticos mediocres. Gente sin preparación, poco brillante, nula experiencia profesional, sin ideas… ¡Un horror!

Como estas carencias son patentes, a la vista de cualquiera, a su juicio sólo pueden haber sido elegidos por dos motivos: a) para que nunca hagan sombra a la dirección provincial; y b) por su docilidad.

Hay personas muy valiosas en la vida política nacional. Personas abnegadas que están dispuestas a renunciar a grandes sueldos por servir en la cosa pública para hacer de este país un lugar mejor. Pero no son mayoría, me temo. Y eso no es bueno para España.

Recuerdo que hace unos años circulaba por ahí un relato bastante ingenioso sobre un muchacho que terminaba el colegio y no quería ir a la universidad. Estaba cansado de estudiar. Se lo dijo a su padre y este le amenazó

-- ¿Ah? ¿No quieres estudiar, so bruto? Bueno, pues yo no mantengo vagos, así que vas a trabajar. ¿Me oíste?

El padre, que era un político con mucho dinero y con amigos muy  influyentes, trató de conseguirle un empleo y para ello habló con uno de los compañeros de su partido. Le dijo:

-- Rodríguez, ¿Te acuerdas de mi hijo? Bueno, pues terminó el colegio y no quiere estudiar más. Si puedes, necesitaría que le consiguieras un puesto para que empiece y no esté por ahí haciendo el vago ¿me entiendes?

A los tres días llama Rodríguez:

-- Toño, ya tengo el trabajo para tu hijo. Asesor del Presidente del gobierno. Unos 15.000 € al mes. ¡¡¡¡¡¡Qué bien, ¿verdad?!!!!!!

-- No, no fastidies Rodríguez! ¡Es una locura! Tiene que comenzar desde abajo. Además, con mucho dinero se va a echar a perder.

A los dos días, de nuevo llama Rodríguez:

-- Toño, ya lo tengo. Le conseguí un cargo de Asistente Privado de un Diputado. El sueldo es más modesto, 7.000 € al mes…

-- ¡Noooo Rodríguez!, ¡Acaba de terminar el colegio! No quiero que la vida se le haga tan fácil de entrada. Quiero que sienta la necesidad de volver a estudiar, ¿me entiendes?

Unos días después:

-- ‘Toño, ahora sí,  ya está’… Le conseguí el puesto de Jefe de Compras en la Secretaría de Comunicaciones, claro que el sueldo es bien bajo… Serán 2.500 € mensuales, nada más.

-- Pero Rodríguez, ¡por favor! Consígueme algo más modesto. Está empezando… Algo de unos 700 € ó 800 €.

-- Noooooo, eso es imposible, Toño!!!!

-- ¿Por qué?

-- Porque esos cargos son por concurso. Necesita: currículum, inglés, título universitario, haber hecho por lo menos un máster o un post-grado en el extranjero… disponibilidad de horario y por supuesto, experiencia previa. Lo llevas claro, Toño. Trabajos así no se consiguen tan fácilmente…

Más en twitter: @javierfumero

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Sobre el autor...

Javier Fumero

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·