Domingo 27/05/2018. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

¡Yo también quiero mi subvención!

El gobierno francés acaba de anunciar una bajada del IVA para la prensa digital, que pasará del 20% actual al 2,1%. Y se ha montado la parda. Porque en España, existe esa misma brecha entre la tasa súper reducida que vale para la prensa escrita (un 4%) y el 21% que se aplica a los medios online.

¿Estoy de acuerdo con esa discriminación? No. ¿Debería cambiarse? . ¿Es un atropello y hasta podría calificarse de competencia desleal? Evidentemente. Pero, dicho todo esto, ¿soy partidario de algunas quejas y lamentos que han surgido en las últimas 24 horas en nuestro país? No.

Quiero decir lo siguiente: a mi modesto entender, los problemas de los medios digitales no se van a resolver a través de exenciones, ayudas o privilegios. No me gusta ese tipo de auxilios para ningún sector. Ni para los sindicatos, ni para asociaciones, ni para la exportación del rodaballo, ni para la recolección de la uva moscatel.

Hace tres de años, el Gobierno Zapatero anunció un plan para ayudar económicamente a las empresas de comunicación de nuestro país. Más concretamente, para los periódicos.

El proyecto finalmente no vio la luz: ni había dinero para repartir, ni la Unión Europea permitía el pasteleo de un Gobierno con aquellos que están llamados a ejercer una labor de control de sus dirigentes.

Recuerdo que aquella iniciativa se iba a vender como una financiación a través de cursos de formación que permitirían –explicaban desde el Ejecutivo socialista- “aumentar la polivalencia profesional” de los informadores. La polivalencia... y el silencio, supongo.

Porque ya me dirán ustedes qué diario iba a atreverse a ser muy crítico con un partido que ha logrado salvar su cuenta de resultados o que, directamente, le ha salvado del cierre. Como digo, todo muy resbaladizo, pringoso y turbio.

No. La prensa digital debe salir adelante sin exenciones. Lo importante es que cuadren las cuentas por sí mismas, por la cultura del esfuerzo, por la propia creatividad y por el valor añadido que ofrecen esas webs. Sin ayudas artificiales, muletas o andamios que puedan esconder la mediocridad.

Propongo todo lo contrario a esa cultura del pesebre, de vivir del cuento y la sopa boba, que algunos pretenden para privilegiados sectores de esta sociedad.

Yo no los quiero para la prensa. Ni tampoco para el mundo del cine, dicho sea de paso.

Más en twitter: @javierfumero

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Sobre el autor...

Javier Fumero

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·