Lunes 18/12/2017. Actualizado 11:26h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Un robot no te va a quitar el puesto de trabajo

En Estados Unidos se está produciendo un fenómeno interesante. El ser humano está volviendo a ocupar el puesto que hace poco tiempo le arrebataron las máquinas. Esta tendencia se está imponiendo, además, en un sector muy de actualidad estos días: el de las compras.

Dos ejemplos:

-- Lola Travel es una compañía de viajes online que acaba de ver la luz. La propuesta de esta web es la siguiente. Cuando un cliente quiere reservar un viaje, debe mandar un texto de este estilo: “Hola, mi familia está pensando en viajar a Europa el próximo verano”. Al otro lado un individuo mete inteligencia, analiza con intuición y talento diversas opciones y propone.

-- Happy Home Company es una empresa también de reciente creación que utiliza expertos para encontrar al profesional adecuado a cada necesidad del hogar. Hay que enviar una descripción del problema que uno tiene en casa y unas fotografías. Un asesor se hace cargo de la situación y, basándose en su experiencia práctica, enviará al especialista más adecuado.

En estos casos hace falta un hombre. Ninguna máquina –dicen sus creadores- puede sustituir a la persona en su capacidad de intermediación. No es suficiente con disponer de millones de datos, de información al detalle, de miles de especificaciones, de comparadores de precios… para acertar. Necesitamos consejo.

Así lo explicaba The New York Times hace unos días en un interesante artículo. Internet provocó el cierre de muchas agencias de viajes. Los turistas tenían acceso a toda la información y no necesitaban a los expertos. Sin embargo, pasado el tiempo, comienzan a surgir plataformas donde guías y entendidos ofrecen recomendaciones irremplazables.

Este fenómeno también resuelve otra cuestión: hay quien, a pesar del ahorro, no puede asumir el tiempo que es preciso emplear en el trabajo que antes hacían otros por ellos. Convertirse en experto exige horas… que muchas veces no tenemos. O es preferible dedicar ese tiempo a otras cosas. Por eso, muchas veces compensa delegar.

La pregunta es: ¿cuánto ganamos y cuánto perdemos al sustituir seres humanos por robots?

Más en twitter: @javierfumero

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Sobre el autor...

Javier Fumero

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·