Lunes 23/10/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Dónde están las urnas

Es extraño asistir a este juego del gato y el ratón. Puigdemont aseguró hace una semana en una entrevista concedida al Financial Times que la Generalitat ya tiene en su poder más de 6.000 urnas para el referéndum independentista del próximo 1-0. Sin ellas, no se puede realizar un plebiscito.

Esto de las urnas ha tenido su miga. El gobierno catalán inició en mayo un proceso para comprar 8.000 urnas (2.000 más que las anunciadas ahora) y llegó a homologar a dos empresas fabricantes como potenciales suministradores. Sin embargo, a finales de junio se declaró desierto el concurso público. Se dijo que ninguna cumplía con los requisitos pero parece que las empresas se echaron para atrás.

En ese momento, el Ejecutivo de Puigdemont anunció un proceso de compra “directa” de las urnas pero nada se ha hecho público sobre el proceso ni sobre la identidad del vendedor. Todo se ha llevado con suma discreción.

Moncloa ha dejado claro que intervendrá para confiscarlas pero Cristóbal Montoro dijo el otro día que no ha detectado partida económica específica destinada a la consulta entre las cuentas de la Generalitat. ¿De verdad esperaba encontrar un apunte denominado “Pago por urnas para el referéndum”?

Así las cosas, uno se imagina ahora el discreto despliegue montado en un almacén de Hospitalet, por ejemplo, custodiado por agentes de paisano de los Mossos, donde se esconderían unos extraños palés con recipientes llegados de un país extranjero. Como en una película de espías.

Quizás la cosa ha ido más allá, en la línea de la reserva demostrada, y se trate de unas urnas de cartón. Estarían desmontadas en una nave industrial, como si se tratara de unas simples cajas de frutas que van a servir para transportar manzanas al Este de Europa. Eso no hay quien lo pille.

Alguien ha publicado incluso que la compra ha corrido a cargo de la Asamblea Nacional Catalana, que las urnas han llegado a Barcelona en un camión, han costado 145.000 euros y están escondidas en la Ciudad Condal, en la sede de un consulado de un país que simpatiza con la causa independentista.

Parece un sainete. De hecho, pasará el tiempo, miraremos para atrás y nos avergonzaremos de las cosas que pasaron en este país.

Más en twitter: @javierfumero

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Sobre el autor...

Javier Fumero

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·