Lunes 11/12/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

En vez del sucedáneo, mejor el original

Artur Mas ya tiene datos más que suficientes para hacerse una perfecta composición de lugar. Se acaba de conocer el último barómetro del Centro de Estudios de Opinión que es, para entendernos, el CIS catalán. Las cifras son abrumadoras.

Ojo: ya no se trata de una encuesta de un diario de información general, como sucedió hace unas semanas cuando se hizo público el sondeo encargado por El Periódico de Cataluña. Ahora quien confirma la victoria de ERC sobre el nacionalismo presuntamente moderado es el más importante estudio demoscópico de Cataluña.

Según estos datos, el descalabro de Artur Mas es de campeonato. CiU se situaría en estos momentos entre los 34-35 escaños, 15 menos que en la actualidad.

ERC ganaría las elecciones al Parlamento de Cataluña si se celebrasen hoy. Obtendría entre 38 y 39 diputados.

El PSC seguiría cayendo hasta los 16-17 escaños. ICV-EUiA y PPC empatarían con 13-14 (menos seis). Ciutadans subiría hasta los 12 (más tres). La CUP ganaría otros 3 diputados, alcanzando los 6.

Entiendo que Artur Mas tenía un grave problema que digerir cuando asumió el poder. La quiebra de su mini-estado, herencia horrenda del tripartito despilfarrador, le obligaba a tomar medidas tremendamente impopulares: despidos, recortes, impuestos... Con el desgaste que eso conlleva (que se lo digan a Rajoy).

¿Qué solución adoptó? Abrir un frente romántico, beligerante y contestatario, con Madrid.

El enfoque se las trae. ¿Qué les parecería asistir a un enfrentamiento diplomático sin precedentes entre España y Marruecos, por ejemplo, diseñado desde Moncloa para unir a un país y desviar la atención frente a la crisis? Estaríamos hablando de frivolidad, de farsa, de fraude y, sobre todo, de irresponsabilidad. Porque con las cosas de comer no se juega.

Pues bien. Mucho me temo que Artur Mas y CiU han jugado a borrar los problemas de consumo interno abriendo el melón independentista sin tapujos.

Pero entonces los ciudadanos exigen coherencia.

Si usted no se echa al monte pertrechado con trabuco y zurrón, y dispuesto a descerrajar tiros como mandan los cánones, se queda en terreno de nadie. O dicho de otra forma. Antes de quedarme con el sucedáneo, prefiero el original. Que por cierto, en esta época luce un tipito estupendo. Porque durante la travesía ha sido generosamente cebado y hasta recibido cuartelillo.

Menudo papelón.

Más en twitter: @javierfumero

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
Etiquetas

Sobre el autor...

Javier Fumero

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·