Viernes 19/01/2018. Actualizado 13:54h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

El voto oculto

La semana de pasión que afrontan los partidos de la casta y esos asimilados que quieren llegar ahora al poder está provocando escenas de nervios y tensión. La culpa la tiene el voto oculto.

No hay tiempo para más: prohibido publicar encuestas. La ley electoral impide difundir sondeos en nuestro país una semana antes de los comicios. Y bastantes españoles respiramos aliviados, la verdad.

De un tiempo a esta parte no hay quien se aclare. La llegada de cada trabajo de campo ha arrojado más y más datos contradictorios. El precedente del Reino Unido tampoco ayuda. El líder conservador David Cameron estaba en empate técnico con los laboristas hasta que llegó el recuento… y obtuvo mayoría absoluta. Todo muy loco.

La culpa, insisto, es del voto oculto.

Resulta que los españoles no somos sinceros. No desvelamos nuestras verdaderas intenciones cuando nos preguntan qué vamos a votar. ¿Por qué? Los analistas hablan de varias posibles causas:

-- Nos da vergüenza admitir que vamos a votar por esto o por lo otro. Para evitar el rechazo social.

-- No tenemos decidido nuestro voto y salimos del paso con un lugar común.

-- Las irrupción de nuevas formaciones como Podemos y Ciudadanos lo distorsionan todo.

-- La volatilidad en la opinión de los electores nunca ha sido mayor. Se cambia de opinión cada semana. También porque hay más oferta que nunca y la distancia ideológica entre algunas formaciones es también más sutil que nunca.

Así que prepárense para el bombardeo. Se trata de movilizar todo lo que se mueva, con ocasión o sin ella. Ya queda menos.

Más en twitter: @javierfumero

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Sobre el autor...

Javier Fumero

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·