Martes 21/11/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Ha vuelto Espe, la pirómana

Esperanza Aguirre es una de las personas de la política española más hábiles en el manejo de los tiempos, los gestos simbólicos y los movimientos de opinión.

Se atrevió con los liberados sindicales, con la fiesta de los toros (en aquella foto memorable, capote en mano, en una plaza madrileña), con los interinos, con los servicios mínimos durante la huelga de Metro en la capital, con los chicos del 15-M...

Llegó incluso a proponer la cancelación de la final de la Copa del Rey de fútbol (o disputarla sin público, en un recinto cerrado) si se volvía a pitar el himno nacional. Nunca ha dejado indiferente a nadie pero, por aquello del fútbol, la llamaron de todo: “pirómana”, “inquisidora mayor”, “extremista”, “radical”, “fundamentalista”...

Este martes volvió a dar la nota con su ofrecimiento, publicitado a bombo y platillo, para convertirse en candidata del Partido Popular a la alcaldía de Madrid.

Extraño movimiento.

Porque Rajoy es muy suyo. Lo hemos visto en las últimas designaciones: Alfonso Alonso como ministro de Sanidad y Rafael Hernando como portavoz en el Congreso. Esos nombramientos demostraron que el presidente marca personalmente el compás de las nominaciones, no suele anticipar los movimientos y no le importa sorprender.

Tampoco acepta presiones. Ni en broma.

Quizás la clave de lo que acaba de suceder haya que encontrarla entonces en las palabras del propio Hernando, horas después de ser designado para el puesto. Explicó que en aquellos quince días de interinidad, no había podido adelantar nada a los periodistas porque “no sabía nada”. Se enteró del nombramiento casi al mismo tiempo que el presidente lo anunció. Y añadió:

-- “Rajoy maneja los tiempos como los maneja y algunos padecemos de úlcera de estómago”.

El particular modo de proceder de Mariano Rajoy desespera a sus correligionarios que, a duras penas, logran contener su nerviosismo.

La pirómana Esperanza Aguirre se ha cansado de esperar y ha movido ficha. Falta por ver si este arriesgado movimiento la confirma en la carrera por la alcaldía o supone precisamente lo contrario: su sentencia de muerte.

Más en twitter: @javierfumero

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Sobre el autor...

Javier Fumero

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·