Imprimir

Puigdemont podrá votar su investidura desde Bruselas

Confidencial Digital | 29 de diciembre de 2017

Puigdemont interviene en un acto de campaña de JxCat desde Bruselas.
Puigdemont interviene en un acto de campaña de JxCat desde Bruselas.

Ciudadanos ha anunciado que dará la batalla por presidir el Parlament, pero eso no evitará una mayoría independentista en la Mesa. Ese escenario, que ya asumen Arrimadas e Iceta, permitirá a Junts per Catalunya y ERC aprobar una reforma exprés del reglamento de la Cámara para que Carles Puigdemont pueda votar desde Bruselas en la sesión de investidura.


El miércoles, el ex consejero Jordi Turull aseguró que Junts per Catalunya no descartaba que Carles Puigdemont fuera investido president desde Bruselas, por “vía telemática”.

Un anuncio que en un primer momento fue calificado por los partidos constitucionalistas como un “globo sonda” pero que, con el paso de las horas, ha encendido todas las alarmas en C’s, PSC y PP porque esa posibilidad existe.

“Lo pueden hacer porque tendrán mayoría”

El plan del PDeCAT, y que apoya Esquerra Republicana, es impulsar una reforma exprés del reglamento del Parlament para que en la Cámara quede aprobado el voto telemático. Una práctica que ya emplean casi todas las asambleas legislativas de las comunidades autónomas, pero que aún no ha llegado ni a Cataluña ni al País Vasco.

De esa forma, tanto Carles Puigdemont como los ex consejeros que se mantienen junto a él en Bruselas podrían votar en la sesión de investidura sin necesidad de regresar a España, evitando así ser detenidos por la Policía.

Además, si Oriol Junqueras y Jordi Sánchez tampoco consiguen ser excarcelados el próximo día 4, podrían recurrir también a esa modalidad de voto para elegir nuevo president.

Las fuentes de Ciudadanos y PSC consultadas por El Confidencial Digital explican que los independentistas, “pese a ser una locura”, podrán impulsar, y después aprobar, la reforma exprés del Parlament porque “es inevitable que tengan mayoría en la Mesa”.

Reparto de puestos en la Mesa

Desde ambas formaciones se reconoce que el reparto lógico de los siete puestos que tiene la Mesa sería el siguiente: dos asientos para Ciudadanos, dos para JxCAT, dos para Esquerra, y el restante para el PSC. Una distribución que se considera “irreversible” incluso antes de que empiecen las negociaciones. Es decir, que los independentistas tendrá la mayoría, con cuatro puestos, frente a los tres de los constitucionalistas.

Los de Inés Arrimadas ya han anunciado que van a reivindicar la presidencia del Parlament, por haber sido el partido más votado el 21-D. Una exigencia que podría ser una baza negociadora para lograr un tercer asiento, a cambio de ceder ese puesto al frente de la Mesa. No obstante, apuntan las fuentes consultadas, “los independentistas tienen en su mano ser mayoría y se negarán en rotundo”.

La reforma exprés, avalada por el TC

Las fuentes consultadas por ECD explican que, una vez constituida la Mesa, con dicha mayoría independentista será imposible evitar la reforma exprés del reglamento del Parlament, aunque sí se podría ralentizarla en alguna medida.

Ciudadanos y PSC recuerdan que este procedimiento, aprobado en la pasada legislatura, ha sido ratificado por el Tribunal Constitucional después de que la oposición lo recurriera. El TC estipuló que la aprobación exprés de leyes -o reglamentos en este caso- puede realizarse siempre y cuando se admita la presentación de enmiendas.

Esas enmiendas son, precisamente, la única vía que tienen los partidos constitucionalistas para intentar dilatar una reforma que, “si los independentistas quieren, al final saldrá hagamos lo que hagamos”.

Esta última reflexión pertenece a un dirigente regional del PP, que añade: “Ellos pueden hacer lo que les dé la gana, al tener mayoría, aunque es excepcional que la tramitación de la reforma se haga sin Govern. Será, por tanto, una cacicada más”.

Bloquear la reforma exprés

Los populares, y también cargos del Gobierno, apuestan por recurrir ante el TC la reforma del reglamento del Parlament, una vez aprobada, con el objetivo de que el Tribunal la bloquee durante cinco meses y así forzar a Puigdemont a volver a España para votar, momento en que podría ser detenido.

No obstante, las fuentes consultadas por ECD no creen que esa estrategia pueda funcionar, ya que fue el propio Constitucional el que avaló este tipo de tramitaciones exprés y, además, los votos telemáticos ya se usan en otras Cámaras. La oposición sí puede reclamar la creación de una ponencia redactora del nuevo texto, pero, como pasa con las enmiendas, solo ralentizaría el proceso.

Para la investidura... y más allá

El principal riesgo de que se apruebe el voto telemático, explican fuentes que han ostentado puestos de relevancia en el Parlament, es que Puigdemont, los ex consejeros que le acompañan en Bruselas, y los encarcelados Junqueras y Jordi Sánchez, no solo les permitirá votar en la investidura sin estar presentes en la Cámara, sino que podrán recurrir a esa práctica a lo largo de toda la legislatura.

Un escenario así permitiría al líder de Junts per Catalunya gobernar la Generalitat desde Bruselas, sin pisar España, evitando su detención, y votar sin problemas todos los proyectos de ley que su Govern presente en la Cámara.

Junqueras y Jordi Sánchez, por su parte, podrían hacer lo propio desde Estremera y Soto del Real, sin necesidad de pedir la libertad provisional hasta el comienzo del juicio contra ellos. El ex vicepresidente, no obstante, tiene previsto pedir su excarcelación al juez Pablo Llarena para el próximo 4 de enero. 


Puede ver este artículo en la siguitente dirección https://www.elconfidencialdigital.com/articulo/politica/Puigdemont-podra-votar-investidura-Bruselas/20171228194620087895.html


© 2019 Confidencial Digital

Todos los derechos reservados. Esta información es para el uso exclusivo de los lectores de Confidencial Digital. No está autorizada su difusión ni citando la fuente. Publicaciones Confidenciales. C/Naranjo 3, 1º Dcha 28039 Madrid. Teléfono:  +34 91 445 96 97